El importe de las compras realizadas con tarjetas bancarias en España creció un 10,75 % en 2016

El desembolso con tarjetas bancarias crece año tras año

Estos datos publicados por el Banco de España reflejan claramente la creciente importancia que va adquiriendo el plástico. Ya sean de débito o de crédito, lo cierto es que en España cada vez más personas realizan sus compras con tarjetas bancarias y el capital que movemos con estos productos también aumenta año tras año. Al ser un método de pago inmediato, incluso cuando no disponemos de liquidez en nuestra cuenta (tarjetas de crédito), mucha gente lo emplea para hacer frente a las compras del día a día o para financiarlas.

De hecho, desde el 2002 (que son los datos más antiguos que ofrece el Banco de España), solo ha habido dos años en los que el importe de las compras abonadas con tarjetas bancarias ha disminuido con respecto al ejercicio anterior, el resto no ha hecho más que crecer. Sin ir más lejos, en España durante el año 2006 desembolsamos un total de 79.115 millones de euros. Una década después esta cifra se fue hasta los 124.406 millones de euros.

Pero ¿es mejor el débito o el crédito?

Que la utilidad que nos ofrecen las tarjetas atrae a cada vez más personas es un hecho, teniendo en cuenta estos datos. Ambos tipos de plásticos son productos financieros comercializados por bancos, pero entre ellas hay notables diferencias que debemos valorar a la hora de contratar una u otra. Por eso, es probable que nos hagamos la pregunta: “¿cuál es la que más nos conviene?”.

El uso que le vayamos a dar al plástico será fundamental para tomar esta decisión. Desde el comparador online HelpMyCash, para ayudarnos a la hora de tomar la decisión, nos recomiendan plantearnos varias cuestiones. En primer lugar, dependerá de si queremos financiar nuestras compras a plazos. En ese caso, tan solo las tarjetas de crédito nos podrán ayudar, ya que con una de débito no podremos contratar esta modalidad de pago.

Otra cuestión que debemos valorar es si queremos que el dinero que hayamos empleado con la tarjeta nos lo descuente inmediatamente o preferimos abonarlo todo a final de mes y de golpe. Si somos partidarios de la primera opción, nos convendrá más una tarjeta de débito, ya que el dinero se descontará directamente de nuestra cuenta.

Por último, la capacidad de endeudamiento que estemos dispuestos a asumir también será un factor muy importante y que influirá en la decisión final. En el caso de que no queramos endeudarnos, la tarjeta de débito será de nuevo la opción que más nos convenga, puesto que con una tarjeta de crédito estaremos adquiriendo una deuda, aunque no tengamos que pagar intereses si devolvemos todo el capital a final de mes. Si, por el contrario, optamos por una tarjeta de crédito debemos planificarnos bien para realizar los pagos correctamente y evitar sobrendeudarnos.

Loading...