Inicio Actualidad Económica El miedo a una nueva crisis dispara un 70% el ahorro y...

El miedo a una nueva crisis dispara un 70% el ahorro y eleva la inversión familiar un 8%

El «efecto pandemia» en el ahorro regresó en 2023 a los hogares españoles. El temor a una nueva crisis económica, la mejora de las condiciones en los productos de inversión, la presión inflacionaria y la necesidad de volver a activar el «colchón familiar» antes la ralentización de la actividad empresarial parecen ser los factores determinantes que han propiciado el mayor impulso en la hucha de las familias, la tercera más alta de la serie histórica. Así, la tasa de ahorro de los hogares se situó en el 11,7% de su renta disponible bruta, 4,1 puntos por encima de la de 2022, y con un aumento de la renta disponible de los hogares del 11 %, hasta los 923.560 millones de euros.

Estas cifras se han conseguido pese a que el pasado ejercicio estuvo marcado por el mayor coste de la vida y la subida de los tipos de interés, que obligó a las familias a elevar su gasto en consumo un 6,1%, hasta los 813.066 millones de euros. Sin embargo, consiguieron ahorrar 108.139 millones de euros, un 70,6% más que en 2022 e incrementaron su inversión un 8,1%, hasta los 64.539 millones de euros.

De acuerdo con los datos publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en las Cuentas Trimestrales no Financieras de los Sectores Institucionales, el ahorro generado por los hogares fue suficiente para financiar la inversión que realizaron en el conjunto del año, por lo que mostraron una capacidad de financiación de 42.361 millones de euros, la más elevada desde 2021, a años luz de los 2.500 millones de 2022. Sólo en el cuarto trimestre de 2023, la tasa de ahorro de los hogares se situó en el 17,3% de su renta disponible, frente al 15% del mismo trimestre de 2022. Los hogares gastaron 206.731 millones de euros, un 6,9% más que en igual trimestre de 2022, pero aumentaron su ahorro un 26,8%, hasta los 43.191 millones. Su renta disponible bruta creció un 9,8%, hasta los 250.382 millones de euros.

En cuanto a las transferencias de capital del sector, los hogares mostraron en el cuarto trimestre de 2023 una capacidad de financiación de 23.017 millones de euros, por encima de los 19.571 millones de 2022, un 17,6% más. Eliminando los efectos estacionales y de calendario, la tasa de ahorro de los hogares alcanzó en el cuarto trimestre del año pasado el 13,1%, tasa 3,4 puntos superior a la del trimestre previo y la más alta desde el tercer trimestre de 2021.

En el conjunto del año 2023 el agregado de renta nacional bruta de la economía nacional se situó en 1.452.661 millones de euros, un 7,4% superior al de 2022. En el cuarto trimestre la renta nacional bruta aumentó un 6,1% respecto al mismo periodo de 2022, debido tanto al incremento de la remuneración de los asalariados residentes, como, en menor medida, al crecimiento del excedente bruto de explotación. También se incrementó en un 26,8% el montante devengado de impuestos sobre la producción y las importaciones, netos de subvenciones.

Asimismo, la economía española mostró una capacidad de financiación global de 54.013 millones de euros, cifra que equivale al 3,7% del PIB. Este montante es casi 33.300 millones de euros superior al de 2022, cuando la capacidad de financiación de la economía española frente al resto del mundo ascendió a 20.746 millones de euros, el 1,5% del PIB. Este resultado es consecuencia de la capacidad de financiación registrada por los hogares, las instituciones financieras y las sociedades no financieras, frente a las administraciones públicas, que presentaron el año pasado un déficit de 53.159 millones de euros, casi 10.000 millones inferior al de 2022 y el menos acusado desde 2019.

Por su parte, el valor añadido generado por las empresas se incrementó un 7,5% respecto a 2022, mientras que su excedente de explotación lo hizo en un 3,6%. El sector generó un ahorro suficiente para financiar la inversión, permitiendo una capacidad de financiación de 32.028 millones de euros en 2023, menor que los 41.626 millones de 2022. En el cuarto trimestre, este valor se incrementó un 3,8% en el cuarto trimestre respecto al mismo periodo de 2022, mientras que el excedente bruto de explotación del sector disminuyó un 4,3%. Por su parte, la renta disponible de las Sociedades no Financieras se redujo un 16,3% y la inversión un 4,6%. Esta renta disponible, junto a su saldo de transferencias de capital, fue suficiente para financiar el volumen de inversión del sector, y generó una capacidad de financiación de 6.922 millones en este trimestre.

La renta disponible de las Administraciones Públicas cerró 2023 con un incremento del 10,5%, mientras que su gasto en consumo final se elevó un 6,3% respecto a 2022. La inversión creció un 10,8%, generando junto al ahorro del sector, una necesidad de financiación de 53.159 millones de euros -frente a una necesidad de financiación de 63.736 millones en 2022-. En el cuarto trimestre se incrementó un 18,4% en el cuarto trimestre respecto al mismo periodo de 2022 y el gasto en consumo final un 4,8%. Por su parte, la inversión creció un 2,9%, con lo que el sector presentó una necesidad de financiación de 25.828 millones de euros, frente a la necesidad de 37.160 millones del mismo trimestre del año anterior.