Inicio Actualidad Económica El mundo «no quiere ni necesita» un encarecimiento del petróleo

El mundo «no quiere ni necesita» un encarecimiento del petróleo

Los miembros de la OPEP y sus principales aliados, liderados por Rusia y Arabia Saudí, tienen previsto reunirse este jueves y viernes en Viena con vistas a alcanzar un acuerdo para restringir su oferta y así fijar los precios del crudo. Pero el desafío para que los 24 países participantes logren la requerida decisión unánime reside en el nivel de bombeo, que se tomará como base, o cuánto rebajará cada uno.

Donald Trump aprovechó dicho evento para reclamar al cártel que se mantenga el flujo de crudo sin restricciones, puesto que el mundo “ni quiere ni necesita un aumento del precio del petróleo”, según escribió el mandatario en su cuenta personal de Twitter.

El presidente de la OPEP, Suhail bin Mohamed Faraj al Mazue, espera que todos los productores implicados, 15 países internos y 9 de fuera de la organización, apoyen los requisitos que necesitan para “equilibrar el mercado”, tal y como aseguró a la prensa en Viena.

En los últimos días, Trump ha liderado una cruzada contra el incremento del precio del petróleo, que vio cómo el lunes, a pesar de sus esfuerzos, repuntaba casi un 4% y se vendía a 60,64 dólares por barril, en buena medida debido a la tregua comercial pactada por Estados Unidos y China. La reunión de la OPEP busca controlar estas oscilaciones generadas por factores externos.

Los expertos advierten de que, en caso de no llegar a una solución común, podría ocurrir un considerable desplome de los precios y reconocen que la situación es compleja. Entre los diversos desafíos que se plantean, destaca el auge de la explotación de petróleo de esquisto en Estados Unidos. Aun así, los analistas advierten de que el mercado cuenta ya con un anuncio de recorte de entre 1 y 1,5 millones de barriles diarios.

Fue sobre todo el reciente anuncio de que Riad y Moscú acordaron prolongar más allá de fin de año su cooperación petrolera lo que fortaleció en los mercados la expectativa de un recorte en la producción. El presidente ruso, Vladímir Putin, dio a conocer ese pacto el pasado sábado durante la cumbre del G20 en Buenos Aires, donde se reunió con el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán.

Estados Unidos, ya número uno en la producción de crudo del planeta, es el principal rival de la alianza que, apodada “OPEP+”, se forjó hace dos años entre la organización y otros productores para lograr la recuperación de los precios, tras el desplome de cerca del 80% que experimentaron entre 2014 y 2016.

El barril de Brent, que inició la sesión de hoy a 61,11 dólares, llegó a superar los 86 dólares a principios de octubre, antes de caer a menos de 60 dólares el pasado viernes y repuntar el lunes más de un 5%.