Inicio Actualidad Económica El precio de la luz seguirá disparado: la clave de su reducción...

El precio de la luz seguirá disparado: la clave de su reducción está en la geopolítica y la meteorología

El precio de la luz en España sigue desbocado y ya cabalga por encima de los 170 euros/megawatio tras el fin de semana con la electricidad más cara en la historia de España. Y no se prevé que vaya detenerse, por lo que es posible que cuando lea esto haya marcado un nuevo máximo.

Parece que nos estamos acostumbrando a que cada semana se bata un nuevo récord, pero sin duda esto puede tener, y va a tener, consecuencias catastróficas para familias y empresas. De momento, en agosto ya disparó la inflación en agosto un 3,3%, es decir, que los precios del resto de productos y servicios se están viendo empujados por la luz.

Por lo tanto, podemos decir que la vida se pone más cara, en un momento en el que la recuperación es solo incipiente y sigue muy ligada al desarrollo de la pandemia.

Pero, ¿hasta cuánto puede subir el precio de la luz? ¿Cuándo va a parar? Y, lo más importante, ¿puede realmente el Gobierno hacer algo para frenarlo? Hemos hablado con varios expertos y esto es lo que nos cuentan.

Un techo que se ve lejano

La realidad es la que es, y tristemente vamos a estar viendo subidas del precio de la luz durante un tiempo indefinido. Al menos eso es lo que opina Francisco Valverde, responsable de renovables de Menta Energía.

Valverde explica que el precio de la luz, actualmente, está muy determinado por el Gas Natural. OMIE (Operador del Mercado Ibérico de Energía – Polo Español), el mercado de la electricidad que fija los precios en la Península Ibérica, «está muy influenciado por la cotización del gas natural, el cual actualmente parece no tener techo».

En este sentido, comenta, la única forma de que su precio baje es que Rusia abra el canal NordStream2 y que llegue más gas a Europa, pues actualmente la demanda está por encima de la oferta. Y eso es algo que no se sabe cuándo sucederá y que depende del gobierno ruso.

En la misma línea está Mario Berná, socio de la consultora energética Ingebau, quien señala que vamos a seguir viendo precios máximos unos meses más impulsados por el Gas Natural y el CO2, «aunque ya vamos llegando al límite». «Necesitamos que llueva y haga viendo durante muchos días para que haya una bajada de los precios, pero tampoco sería una bajada enorme, como mucho a 120€/megavatio», avisa.Este experto admite que el mercado mayorista no se puede tocar, por lo que solo queda esperar a que tengamos «agua y viento a raudales».

En este contexto, ¿qué puede hacer el Gobierno para que los ciudadanos no se vean tan afectados? Por el momento, acaba de aprobar una bajada del impuesto especial a la energía del 5,1% actual al 0,5% y detraerá los beneficios extraordinarios a las eléctricas derivándolos al consumidor para frenar el precio del gas. Una medida que costará 1.400 millones de euros al Estado.

Valverde va más allá y propone,»como medidas más urgentes rebajar aún más la carga de impuestos de la factura dejando el IVA al 0% o recortando temporalmente los cargos del sistema».

«En cuanto a las medidas las medidas estructurales previstas (la creación del fondo nacional de sostenibilidad y el canon por el CO2 a generadores que no lo emiten -hidroeléctricas y nucleares-) requieren de negociación entre partidos este otoño y la verdad, no tengo confianza en el nivel de nuestros políticos», señala.

Por su parte, Mario Berná señala que también se pueden tocar los impuestos a la generación de energía, que son del 7% y cancelar los costes de peajes, «pero entramos en una encrucijada, porque el sistema es el que hay y hay que pagarlo, por lo que o generan déficit en el sistema o se quedan sin beneficio las eléctricas, que es lo que de momento han hecho, y esto a largo plazo no se puede sostener».

Los consumidores piden medidas contundentes

Ante esta ‘inacción’ del Gobierno con la subida galopante del precio de la luz, que ha situado la factura media en España en septiembre en 105 euros, según comenta Rubén Sánchez, portavoz de Facua, los asociaciones de consumidores exigen medidas contundentes.

Precisamente, Facua ha elaborado un decálogo con 10 reclamaciones que piden una reforma del sistema de fijación de precios del mercado mayorista que ponga fin a los «abusos tarifarios», la creación de una tarifa social nueva que suponga al menos un 50% de descuento en la factura para familias con ingresos que no superen los dos salarios mínimos o una bajada del IVA con carácter permanente para que no vuelva a ser nunca del 21%.

Sea como sea, por el momento el impacto de estas medidas en la factura no se va apenas a percibir, y habrá que esperar a que la meteorología y la geopolítica se pongan de acuerdo para darnos un respiro. Pero será solo eso, un respiro.

Publicidad