Inicio Actualidad Económica El precio del cereal es un 20% más bajo que hace dos...

El precio del cereal es un 20% más bajo que hace dos años pese a los costes disparados

Los precios de los cereales en el mercado interior son alrededor de un 20% más bajos que hace dos años, justo en las semanas previas al comienzo del gran «subidón» que se registró con motivo de la invasión de Ucrania por parte de Rusia y que disparó el precio de los insumos de manera exponencial.

Así, en la Lonja del Ebro, la última cotización de las cebadas ha sido de 221 y 225 euros por tonelada frente a los 278-283 que se registraron a finales de enero de 2022, lo que supone recortes superiores al 20%. En Barcelona el trigo forrajero ha cotizado a 228 euros por kilo frente a los 311 de hace dos años, lo que supone una bajada del 24%. En Salamanca la cebada se pagó el lunes pasado a 221 euros, con una caída del 20% en relación con los 279 de hace 24 meses. Finalmente, y a título de ejemplo, en León el maíz estaba el pasado día 31 a 215 euros frente a 277, lo que se traduce en una bajada superior al 22%.

El problema de estos bajos precios se agrava si se tiene en cuenta que la cosecha que se comercializa actualmente en España se corresponde con la campaña de siembras más cara de toda la historia debido a las subidas de los precios de los fertilizantes, el gasóleo, la luz y las semillas que se produjeron a lo largo de todo el año 2022, lo que multiplica las pérdidas de los agricultores cerealistas. A todo ello hay que agregar además la importante caída de la producción en España debido a la sequía que azotó a las zonas más importantes.

En resumidas cuentas, que se ha registrado la tormenta perfecta: precios bajos, cosecha escasa y abundante oferta procedente del exterior, también desde Ucrania, debido a las facilidades que se han dado a este país, como forma de ayuda por parte de la Unión Europea (UE). Tras el comienzo de la guerra las cotizaciones se dispararon hasta niveles históricos y luego comenzaron a bajar desde finales de ese mismo año. A lo largo de 2023 la tendencia dominante en los mercados internacionales, y también en el español, han sido los recortes generalizados, especialmente acusados desde noviembre, con alguna excepción puntual.