España abre sus puertas a los turistas, pero no a sus tarjetas

¿Qué problema tiene España con las tarjetas extranjeras?

Según un estudio elaborado por la proveedora de pagos UniversalPay, en la que se han encuestado a 4.000 compañías de diferentes sectores, más del 90 % de estas pymes no aceptan los pagos realizados mediante tarjetas extranjeras. Por otro lado, casi el 10 % restante que sí acepta estos plásticos son empresas enfocadas al exterior que disponen de un gran abanico de clientes foráneos y la gran mayoría son cadenas hoteleras, tiendas de productos y servicios de lujo y locales de ocio.

El motivo por el que estas empresas sí que aceptan pagos a través de tarjetas extranjeras es porque cuentas con el sistema DCC (Dynamic Currency Conversion) que permite a cualquier usuario abonar cualquier compra con la moneda de su propio país.

En cualquier caso y como comentábamos anteriormente, el hecho de que la gran mayoría de las pymes españolas no se hayan adaptado a las tarjetas supone un gran obstáculo a la hora de seguir creciendo y de ampliar su cartera de clientes.

Entonces, ¿qué opciones tienen los extranjeros para pagar en España?

Con esta imagen, resulta importante saber cuáles son las opciones a las que pueden recurrir los foráneos que llegan a España para poder realizar compras y realizar pagos en cualquier lugar.

Por un lado, pueden optar por cambiar sus divisas antes de llegar o en las entidades bancarias o casas de cambio de sus propios países, aunque tendrán que pagar una parte porcentual del capital que vayan a cambiar en calidad de comisiones por utilizar este servicio.

Por otro lado, una vez en España, pueden recurrir a los cajeros automáticos de entidades bancarias españolas y retirar dinero desde estos. Sin embargo, las comisiones que pagarán por este servicio pueden llegar a ser bastante altas si sumamos el coste que aplica el banco emisor del plástico y la tarifa del propietario del cajero.

Frente a esto, parece que de momento los turistas lo van a seguir teniendo bastante complicado para realizar pagos con sus tarjetas en España y mientras las pymes no decidan aplicar cambios en sus formas de cobro, seguirá existiendo este freno.

Loading...