Inicio Actualidad Económica Esperamos que la Fed se ciña a su plan actual en un...

Esperamos que la Fed se ciña a su plan actual en un contexto de más inflación y peores datos laborales

Es cierto que la suposición de que este repunte de la inflación es transitorio se vería socavada por cualquier aumento permanente de los salarios. Sin embargo, a pesar de los recientes anuncios de aumentos salariales por parte de algunas grandes empresas, que afectan principalmente a los empleos menos calificados, actualmente no vemos ninguna tensión en los salarios desde un punto de vista macroeconómico: el salario promedio por hora aumentó un 0,5% en mayo, después de un aumento del 0,7% en abril.

Este análisis de la naturaleza transitoria de las tendencias actuales de la inflación es ampliamente compartido por los mercados, que están ignorando su volatilidad y se basan en cambio en los objetivos de la Fed. Las expectativas de inflación han disminuido en las últimas semanas después de alcanzar un máximo a mediados de mayo: dentro de cinco años la previsión de inflación para dentro de otros cinco, que había alcanzado su punto máximo a mediados de mayo en un 2,55%, retrocedió hasta el 2,37% el 11 de junio, y el punto de equilibrio de las tasas de inflación han seguido una tendencia similar (la de 2 años de 2,96% a 2,77%, la de 5 años de 2,75% a 2,50% y la de 10 años de 2,56% a 2,35% entre las mismas fechas).

En cuanto al empleo, la Fed debería comentar los avances realizados hacia el logro de su objetivo de pleno empleo, pero también sobre su objetivo no oficial y más reciente de reducir la desigualdad, en línea con la política del presidente Joe Biden. A partir de ahora, no se trata solo de crear las condiciones para una reducción de la tasa de paro, sino también de promover el pleno empleo entre las minorías que más sufrieron durante la crisis. Estos objetivos aún están lejos de alcanzarse. A pesar de la fuerte recuperación del crecimiento estadounidense, el número de puestos de trabajo creados sigue siendo decepcionante. Los 2,4 millones de puestos de trabajo creados desde principios de año no son suficientes para compensar la destrucción del mercado laboral durante la crisis. Y la caída de la tasa de participación, que se estanca en torno al 61,5%, es un indicio de la debilidad de la oferta laboral, mientras que la demanda se mantiene muy fuerte.

Hay poca justificación para que la Fed cambie su configuración de política monetaria con este escenario de inflación adoptado por los mercados y unas cifras de empleo aún decepcionantes.

Sin embargo, Jerome Powell podría adaptar el tono de su comunicación. Recientemente, dijo que «ni siquiera estaba pensando en el tapering (ralentización de las compras de activos)». Con la recuperación del impulso del crecimiento, lo que brinda esperanza para el empleo en 2022, y en ausencia de presión por parte del mercado para reaccionar ante el aumento de la inflación, el contexto ha cambiado claramente. La Fed podría comunicar que ha comenzado a discutir un cambio futuro en su programa de compras. No esperamos un anuncio específico en la reunión de junio, pero sí más adelante en el año con una implementación de reducción gradual efectiva a principios de 2022.

Esta reunión no debería afectar a los mercados, que se han preparado durante meses para el anuncio de una señal de tapering. Cualquier declaración de este tipo no sería una sorpresa; esta reducción será probablemente la más esperada de la historia …

Publicidad