Estudian en Brasil los valores nutritivos de un pez amazónico enriquecido con Omega 3

33

También llamado aceite inca, el aceite de la Sacha Inchi es un producto noble, valorado en el mercado por su alto contenido de ácido graso Omega 3. El principal objetivo del estudio fue incluir residuos de la planta en el alimento para agregar valor nutricional al pez.

Animales que comieron el alimento presentaron un porcentaje aproximado del 0,6 por ciento de incorporación del Omega 3, valor superior a los peces que no lo comieron (0, por ciento). En el organismo humano, el Omega 3 previne enfermedades de riesgo cardiovascular y enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y el Alzheimer.

Los resultados se obtuvieron a través de la investigación “Sacha Inchi en la nutrición de tambaquíes jóvenes”, financiada por el Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico y coordinada por el investigador de la Embrapa, Jony Koji Dairiki. “El pez es lo que consume, por eso, buscamos nuevos ingredientes para darle más calidad”, explicó el investigador. “El tambaquí es el pez nativo más producido en Brasil. Por eso elegimos trabajar con esa especie”, agregó.
Dairiki dijo que la comida es la fase más cara de la creación de los peces.

En el estado de Amazonas, esa es una cuestión importante ya que, debido a su aislamiento geográfico, hay que o importar ingredientes para producir alimentos tradicionales con harina de soya, maíz y salvado de trigo, o importar el alimento. “Queremos trabajar con ingredientes no convencionales para abaratar costos y no depender de ingredientes provenientes de otros estados, que se hacen más caros por los costos de transporte”, precisó.

Agregó que se harán pruebas con peces adultos listos para consumo humano, con el fin de medir su nivel de absorción del Omega 3. De acuerdo con el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), en 2015 se produjeron 483.000 toneladas de pez, 1,5 por ciento más que en 2014. El pez tambaquí corresponde al 28,1 por ciento del total producido, sólo detrás de la tilapia, pez que no es nativo de las cuencas brasileñas y que representa el 45,4 por ciento de la producción.