Inicio Actualidad Económica Francia e Italia dudan de la propuesta sobre reglas fiscales de España

Francia e Italia dudan de la propuesta sobre reglas fiscales de España

Los ministros de Economía y Finanzas de los Veintisiete se reunieron ayer en la capital comunitaria para intentar desatascar la reforma de las normas fiscales que volverán a entrar en vigor en el año 2024, después de años en el congelador para hacer frente a los estragos económicos tras la pandemia. Aunque el acuerdo parecía encarrilado después de que la presidencia española pusiera sobre la mesa un documento que recogía muchas de las reivindicaciones de los halcones liderados por Alemania, en el último momento Francia ha mostrado sus discrepancias con este enfoque. Según París, los países que estén expedientados por déficit excesivo superior al 3% deben poder reducir su déficit estructural anual en un porcentaje menor si realizan reformas estructurales que dinamicen la economía –un recorte del 0,3% frente al 0,5% del documento de la presidencia español–.

Esta reforma de las normas fiscales pretendía en un principio adaptar las sendas de reducción de deuda a las circunstancias particulares de cada país tras el grifo de dinero público de los últimos años, pero Alemania batalló para que esto viniera acompañado de objetivos mensurables. Finalmente, la propuesta de compromiso elaborada por la presidencia española, que lidera las negociaciones hasta finales de año, recogía que aquellos países con una deuda superior al 90% tengan que reducir esta cifra un 1% y que los países con un déficit inferior al 3% del PIB tengan que recortarlo al 1,5% en aras de acumular reservas para futuras crisis.

París cree que este texto no protege las inversiones y el titular de Economía francés, Bruno Le Maire, ha alertado de la necesidad de reglas «claras, firmes y creíbles». Italia también ha mostrado su rechazo por el texto.

La presidencia española convocó ayer una cena con el objetivo de llegar a una acuerdo, antes de la reunión de los ministros de Economía y Finanzas de la UE este viernes. A la entrada a la reunión, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, admitía que la noche sería «larga», pese a que la propuesta de compromiso resulta «equilibrada» ya que contiene reglas «adaptadas a las características de cada uno de los Estados».

La negociación de las normas fiscales coincide con la elección de la presidencia del BEI. Calviño parte como favorita, aunque uno de los grandes interrogantes es si Francia la apoyará, tras reclamar a España menos acercamiento a las posturas alemanas, que sí apoyan a Calviño, y más acercamiento a los países del Sur. Al cierre de esta edición, las negociaciones seguían su curso. Será una noche muy larga.