Inicio Actualidad Económica Generación FOMO: miedo a perder oportunidades

Generación FOMO: miedo a perder oportunidades

Tienen entre 19 y 31 años, pertenecen a la Generación Z y Millennial. Dicharacheros, ingeniosos, creativos, bien relacionados y muy preparados, no tienen aversión al riesgo y ven en el emprendimiento la mejor «profesión» del mundo. Nativos digitales – utilizan una jerga que a veces cuesta entender–, algunos están sembrando, otros ya están recogiendo el fruto de su trabajo y no se ruborizan al compartir su convencimiento de que su empresa alcance el status de Unicornio.

Entre los emprendedores de estas dos generaciones los hay a su vez que son inversores de otras startups. A algunos les mueve el sueño de ayudar a nuevos emprendedores, mientras que otros invierten por el miedo a perderse algo, el fenómeno también conocido como FOMO (Fear of Missing Out-Perder Oportunidades en español). 2 de cada 5 inversores de la Generación Z encuestados en Reino Unido (43%), Estados Unidos (41%) y Canadá (41%) confiesan haber invertido por miedo a este fenómeno. Y el porcentaje se eleva hasta el 60% entre los jóvenes chinos, según un estudio realizado por FINRA Education Foundation y CFA Institute en 2023. 

Emprender en España es para valientes pero cada vez son más los jóvenes que se lanzan a ello. Un 27% de los estudiantes de entre 15 y 21 años asegura que quiere ser emprendedor, según el VII Informe Young Business Talents. «Los emprendedores de las nuevas generaciones aportan una perspectiva de soluciones novedosas para los desafíos que se deben resolver en nuestra sociedad» comenta Yancy Vaillant, profesor de TBS Education. Es el caso de la emprendedora Laura Lozano CEO y confundadora de Chargy, un proyecto que nació en 2016 mientras tomaba un refresco y un amigo suyo tuvo que pedirle un cargador al camarero y germinó en un concepto innovador y revolucionario de dispositivos de carga inteligente que te permiten estar siempre conectado en cualquier lugar (bares, hoteles, locales comerciales, aeropuertos, universidades y en festivales). «Hemos creado la primera red gratuita de battery sharing del mercado, donde el usuario podrá coger una powerbank en una estación, disfrutarla durante horas gratuitamente, y devolverla en la misma estación o en otra estación de una ubicación diferente. Solo se obtiene la batería cuando el usuario interactúa con el contenido de marca)», explica Lozano. Chargy se ha convertido en líder de battery sharing en España, con presencia en más de 400 ubicaciones en las principales ciudades del país. En los últimos años Laura Lozano ha recibido 20 reconocimientos internacionales, siendo el más destacado European Tech Woman Awards 2020, como Mejor Mujer Empresaria Tecnológica de Europa 2020, además de aparecer en las listas de Forbes ForbesTop 50 Awarded y Forbes 22 Change Markers.

A Josep Talavera, CEO y cofundador de Mundimoto, algunos le llaman el «TOP 1» de los emprendedores. Él se ruboriza cuando se lo dicen y responde que lo importante es rodearse de «buena gente». «Vendo motos pero ¿cuánta gente podría haber hecho lo que hago yo?», apunta Talavera. Mundimoto nació en 2019 en el parking de una casa donde dos amigos vieron la posibilidad de crear una plataforma que revolucionara la compra y venta de motos de segunda mano. Junto a Alberto Fossas fundaron Mundimoto y se ha convertido en la empresa más grande de Europa de compra y venta de motos por internet, adquiriendo una media de 1.000 motos al mes. Esta startup cerró 2021 con una facturación de 15 millones de euros mientras que en 2023 ha facturado 70 millones de euros y espera llegar a los 100 millones el año que viene. Con una plantilla de 300 empleados Mundimoto está presente en España e Italia. No es el único proyecto de Talavera. En 2015 y con 21 años fundó la firma de decoración DecoWood, y ahora factura 10 millones de euros. No solo es emprendedor también es inversor. Desde 2021 es investor & board member de Sweet Messages y desde 2022 investor de Haddock y endeavor entrepreneur en Endeavor. «Invierto poco y lo hago porque me gustan los emprendedores. El 90% del éxito de un negocio es porque la gente lo está gestionando bien».

Juan Miguel Fernández, Juanmi para los amigos, fundó en 2019 junto a su amigo de universidad Fran Ruiz (ambos malagueños), Bumpers Brand, una marca de ropa nativa digital de moda. Se hicieron famosos por sus guayaberas que hasta se han puesto personalidades como el Rey Felipe VI o Antonio Banderas. Actualmente están cerca de facturar 1,09 millones de euros (pensar que el primer año facturaron 50.000 euros) y cuentan con 3 tiendas, dos en Madrid (en el Hipódromo de La Zarzuela y en la calle Piamonte 16) y otra en Málaga, ubicada en la calle Sancha de Lara y el 21 de diciembre esperan abrir otra tienda en Valencia. De igual modo Bumpers Brand ofrece una tienda online desde donde adquirir sus productos, que se envían a todo el país. «Recorríamos con una furgoneta las playas, como la de Sangenjo o la Concha y montábamos eventos sin ningún tipo de permisos porque había que darse a conocer. No teníamos tiendas y había que lograr que la gente visitara nuestro sitio web», narra Juanmi recordando los comienzos de Bumpers Brand. Una firma que se ha convertido en una marca referente de moda. Prueba de ello es su esponsorización en eventos deportivos variados, desde «Open de golf» a pádel o carreras de coche, en los que participan como marca oficial. Actualmente Bumpers cuenta con más de 40 productos distintos en diferentes colores y tallas, llegando a un total de 2000 referencias. Están en plena fase de crecimiento y en búsqueda de inversión, una segunda ronda de financiación por valor de 500.000 euros, para consolidar su expansión internacional. Apuntan alto y en 2024 esperan alcanzar una facturación de 3 millones de euros, de 6,5 millones en 2025 y de 10 millones en 2026.

Álvaro Pintado está entre los emprendedores benjamines de este reportaje. Tiene 19 años y hace solo dos, cuando estaba en segundo de bachillerato, fundó hello.app, una startup catalana valorada en 1,42 millones de euros. Cuenta que tuvo que abandonar la carrera de Telecomunicaciones cuando «empezó a entrar dinero» y la empresa requería el 100% de su atención. Hello.app sería un sistema comparable al ecosistema de apps de Google pero con la diferencia que ofrece un servicio descentralizado. En vez de pagar a Google o Amazon por almacenar datos en sus servidores, en hello.app se propone una red de almacenamiento descentralizada donde empresas y particulares pueden ceder espacio en sus teléfonos, tabletas y ordenadores a cambio de una recompensa. Esta startup suma ya 20.000 usuarios y está en más de 170 países, cobra un 80% menos de media que los grandes del sector, ha levantado una ronda de financiación de 300.000 euros y se ha gastado la tercera parte en un dominio. «Queremos ser unicornio, es decir conseguir un valor superior a los 1.000 millones de dólares, en tres años», asegura sin ruborizarse Pintado. Antes de hello.app, creó Whispr, una empresa de inteligencia artificial que cerró después de vender su base de datos en cinco dígitos a un empresario argentino.

Óscar Valledor, es co-fundador y CEO de PJ.Lobster, la marca de visión digital líder en Europa. Irrumpió en 2018 en uno de los más tradicionales sectores como es el de la óptica. Con solo 22 años ideó en Barcelona PJ.Lobster con la misión de refinar cómo los usuarios se relacionan con productos de visión. Valledor empezó con una inversión inicial de 40.000 euros con el apoyo de la lanzadera Juan Roig y en abril de 2019 obtuvo una ronda de financiación de 300.000 euros y otra de 2 millones en mayo de 2023. En 2022 PJ.Lobster facturó 1,8 millones de euros, tiene más de 20.000 clientes y siete tiendas físicas entre Barcelona, Madrid y Valencia.

El emprendimiento también forma parte del ADN de Paloma Martín, cofundadora y CMO de Hoop Carpool, la solución líder de carpooling urbano para empresas y universidades creada en 2019. «Ponemos nuestra tecnología a su alcance para que la gente pueda compartir coche y optimizar la ocupación de los vehículos. En Madrid la tasa de ocupación es de una o dos personas por coche y hay 5 millones de desplazamientos por motivos laborales, eso son 7,5 millones de plazas libres todos los días que nosotros queremos optimizar», explica Martín. Hoop Carpool está presente en España, Colombia, México y Portugal.

Fátima Ruiz-Clavijo es otra joven emprendedora que ha cubierto una necesidad que observó en el entorno de las mascotas y es ofrecerles chuches y tartas saludables 100% naturales. Fundó Doggy Treats y en su obrador trabajan galletas, bizcochitos, trufas, gominolas y tartas aprovechando lo mejor de cada estación. «Creamos nuestras chucherías y premios con frutas y verduras de temporada. Un menú rico y saludable que nos ayuda a complementar la dieta de nuestras mascotas», explica Fátima. Doggy Treats ha ampliado mercado y vende también a empresas que tienen clientela perruna. Acaban de desarrollar un producto personalizado para una cadena de hamburguesería que se ofrece a la mascota cuando el cliente compra la hamburguesa.

Los hermanos Gabriel y Jacobo Sainz de Rozas fundaron en 2020 Sadero una marca de ropa de estilo casual y a la vez elegante. Estudiantes universitarios están en los albores de su carrera emprendedora y muy ilusionados con un proyecto de moda que pretende, según remarcan, cambiar la publicidad que gira alrededor de esta industria mostrando una cara más transparente de cara al cliente. Se dan a conocer en las redes sociales, sobre todo en Instagram, donde tienen una media de 2.636 seguidores, por lo que se les podría tildar ya de microinfluencers. «Empezamos con página web, pero ahora estamos vendiendo vía Instagram, pop-ups y mercadillos. Bajo nuestra página de Instagram en @sadero.sportswear. También hacemos una colaboración muy directa con la marca @godsavemyswing, que nos ha asignado como embajadores en Madrid y Marbella. Mostramos la ropa de una forma natural y cotidiana a través de reels. Ahora mismo estamos preparando una nueva colección de sudaderas, camisetas y re-stock de gabardinas», relatan.

El 23% de los universitarios españoles quiere emprender

Las generaciones como la Millennial (nacidos partir de los 80) o la generación X (nacidos entre 1961 y 1981), son completamente diferentes a la Generación Z en cuanto a características vinculadas al trabajo: antes se priorizaba la estabilidad y la seguridad, pero ahora se prefiere la autonomía y la independencia. Dentro de este contexto, emprendedores de la Generación Z están encabezando fundar nuevas empresas, fenómenos impulsado por la tecnología. Según el informe «El espíritu emprendedor de los estudiantes españoles» de Guess España 2021, el 23% de los universitarios españoles tienen intención de crear una empresa en un plazo de 5 años. Estos datos se encuentran en la línea de la media europea (al finalizar los estudios: 12,6%; cinco años después: 25,5%), pero reflejan una cierta distancia con las intenciones reportadas por los estudiantes de los países que forman parte del proyecto GUESSS (al finalizar los estudios: 17,8%; cinco años después: 32,3%).

El GUESSS es el proyecto de investigación en emprendimiento universitario más grande del mundo en el que participan más de 3.000 universidades de 58 países y donde España ha conseguido la participación de 75 de sus 82 universidades situándonos en el primer puesto mundial en participación. pañoles. El 18,9% de los estudiantes españoles se encuentra en el proceso de creación de una nueva iniciativa emprendedora (emprendedores nacientes). Aumenta 3,7 puntos respecto a la edición de 2018. El 6,3% de los estudiantes es propietario de una empresa que se encuentra operativa en el mercado (emprendedores activos). Aumenta 1,5 puntos en comparación con 2018, mientras que el 48,3% de los emprendedores nacientes planean crear sus empresas con otros socios.

Por su parte, el 76,9% de los emprendedores activos cuentan con, al menos, un co-fundador. La educación emprendedora y el clima emprendedor de las universidades son determinantes relevantes de las intenciones emprendedoras y de sus actividades. Una cuarta parte de los estudiantes ha asistido de manera voluntaria a algún curso relacionado con el emprendimiento. Este porcentaje se incrementa notablemente en los estudiantes con intenciones directas hacia el emprendimiento (36,7%) y en los que están iniciando su negocio (39,9%). Con respecto al clima emprendedor, se observa una percepción de apoyo inferior a la reportada por el conjunto de las universidades de todos los países que forman parte del proyecto internacional GUESSS. Concretamente, el valor del clima emprendedor español se sitúa en 3,8 puntos sobre 7, mientras que para los países GUESSS, el valor alcanza los 4,4 puntos. Al finalizar sus estudios, las intenciones emprendedoras más consistentes son mostradas por los estudiantes de ciencias sociales y jurídicas (14,4%). Cinco años después, predomina principalmente las de ingeniería y arquitectura (27,5%). Las tasas en las intencionalidades y actividades de los estudiantes son consistentemente inferiores para las mujeres con respecto a los hombres.