Inicio Actualidad Económica Gonzalo Bernardos advierte sobre el tope en alquileres planteado por el Gobierno:...

Gonzalo Bernardos advierte sobre el tope en alquileres planteado por el Gobierno: «Conseguirán que la gente humilde viva en barracas»

El debate sobre la eficacia de las medidas gubernamentales para abordar la crisis del alquiler y la vivienda continúa abierto. En el programa ‘LaSexta Xplica’, diversos expertos analizaron las medidas propuestas por el Gobierno para hacer frente a la escalada de precios en el mercado de alquiler. Entre ellos, intervino el ya habitual economista y profesor de la Universidad de Barcelona, Gonzalo Bernardos, quien volvía a expresar su contundente opinión al respecto.

Bernardos identificó tres perfiles de inquilinos que conforman lo que él denominó «población itinerante»: estudiantes que se desplazan a ciudades como Madrid y Barcelona durante el curso, trabajadores temporales y extranjeros que residen en España por períodos limitados. Según su análisis, estos perfiles están sujetos a los altos precios del «alquiler de temporada». «A mí el que me preocupa es el migrante, que es el que tiene menos dinero, se queda exento», puntualizaba en su análisis.

El economista subrayó que son las personas más vulnerables las que sufren las consecuencias más severas de los precios exorbitantes. Argumentó que los propietarios, ante múltiples ofertas, tienden a seleccionar al inquilino que pueda pagar más, dejando desprotegidos a aquellos con menos recursos, como los migrantes. «Un propietario que tiene más de 10 ofertas en la actualidad no quiere que el inquilino se declare vulnerable por eso escoge al que más puede pagar».

En cuanto a las propuestas de control de precios de alquiler propuestas en la recientemente aprobada Ley de Vivienda, Bernardos se mostró en una posición contraria, argumentando que tales medidas podrían tener efectos contraproducentes, como beneficiar únicamente a sectores más acomodados de la sociedad, en detrimento de los más desfavorecidos, al admitir que esto solo haría que el «el pijo-progre pague 500 euros menos, que se los podía pagar».

El colaborador advirtió sobre el riesgo de que estas políticas conduzcan a una segregación socioeconómica más profunda, llegando incluso a afirmar que podrían empujar a las personas de bajos recursos a vivir en condiciones precarias. «Vais a conseguir que la gente humilde viva en barracas».