Inicio Actualidad Económica Hidrógeno verde: así es el potencial de España para ser pionero en...

Hidrógeno verde: así es el potencial de España para ser pionero en esta tecnología

El hidrógeno está recuperando la atención y creciendo rápidamente en Europa y en todo el mundo. El hidrógeno se puede utilizar como materia prima, combustible o portador de energía y almacenamiento, con muchas aplicaciones potenciales en la industria, el transporte, la energía y la construcción.

Lo más importante es que no emite dióxido de carbono y casi no contamina el aire cuando se usa. Como tal, proporciona una solución para la descarbonización de procesos industriales y sectores de la economía donde la reducción de carbono es urgente y difícil de lograr.

Todo esto hace que el hidrógeno sea esencial para respaldar el compromiso de la UE con la neutralidad de carbono para 2050 y los esfuerzos globales para implementar el Acuerdo de París, al mismo tiempo que se lucha por la contaminación cero.

Sin embargo, el hidrógeno representa actualmente solo una pequeña parte de la combinación energética mundial y de la UE y todavía se produce principalmente a partir de combustibles fósiles, en particular a partir de gas natural o carbón, que aportan entre 70 y 100 millones de toneladas de emisiones de CO2 por año en la UE.

La prioridad para la UE es desarrollar hidrógeno renovable, producido principalmente con energía eólica y solar. El hidrógeno renovable es la opción más compatible con el objetivo de neutralidad climática y cero contaminación de la UE a largo plazo y la más coherente con un sistema energético integrado. La elección del hidrógeno renovable se basa en la fuerza industrial europea en la producción de electrolizadores, creará nuevos puestos de trabajo y crecimiento económico dentro de la UE y apoyará un sistema energético integrado rentable.

En el camino hacia 2050, el hidrógeno renovable debe desplegarse progresivamente a gran escala junto con el despliegue de nueva generación de energía renovable, a medida que la tecnología madura y los costos de sus tecnologías de producción disminuyen.

Y aquí España tiene su oportunidad para desarrollar todo su potencial…

La capacidad de España para acaparar estos proyectos radica en un mix energético altamente ponderado en energías renovables, lo que permite ejecutar el proceso de electrólisis (pasar una corriente eléctrica a través del agua para dividirla entre hidrógeno y oxígeno) de manera no contaminante. Otro de sus puntos fuertes es que ya cuenta con una gran red de gas natural y terminales de gas natural licuado (GNL) que podrían usarse para transportar hidrógeno.

Evolucion

Atendiendo a los últimos datos, la inversión mundial en suministros de hidrógeno con bajas emisiones de carbono está aumentando. En el primer trimestre del año, se anunciaron 75 nuevos proyectos con una nueva capacidad total de 11,1 mmtpa, cerca de un récord trimestral. Estados Unidos (51%) dominó los anuncios de proyectos en el primer trimestre, mientras que España (20%), Paraguay (11%) y Egipto (8%) mostraron cómo el hidrógeno podría globalizarse.

Global Low Carbon Hydrogen Production By Country

Estos nuevos proyectos elevaron la cartera mundial acumulada en un 20% a 64 mmtpa, de los cuales casi dos tercios se encuentran en los seis países líderes, incluidos Australia, Reino Unido, Estados Unidos, Kazajstan, Países Bajos y España.

España, en concreto, censó 502 explotaciones en todas las provincias. La hoja de ruta del hidrógeno de España quiere cubrir al menos el 25% del consumo industrial con H2 verde para 2030 -hasta ahora casi todo el gris proviene de combustibles fósiles, especialmente gas natural- e instalar entre 100 y 150 estaciones de hidrógeno de utilidad.

Espera instalar 4 gigavatios de electricidad en electrolizadores, que se encargan de dividir las moléculas de agua y separar el hidrógeno y el oxígeno para proporcionar electricidad a partir de fuentes de energía renovables. Según la Asociación Española del Hidrógeno, se trata de un reto importante, pero solo es posible gracias a la financiación de proyectos tangibles.

Algunas de las empresas de energía más grandes de la industria reemplazarán la mayor parte de la producción y el consumo de H2 gris con verde para la producción de fertilizantes, biocombustibles o productos químicos y refinación de petróleo.

Publicidad