Inicio Actualidad Económica Impuestos y prestaciones redujeron la desigualdad un 35% en 2021, pero la...

Impuestos y prestaciones redujeron la desigualdad un 35% en 2021, pero la renta del capital es inferior a niveles prepandemia

La Fedea (Fundación de Estudios de Economía Aplicada) ha publicado este lunes su octavo Informe Observatorio sobre el reparto de los impuestos y las prestaciones entre los hogares españoles para el año 2021. Pese a que la intervención pública redujo en un 35% la desigualdad de la renta en 2021, destaca el papel que jugó el IRPF en esta redistribución, ya que su aplicación correctora podría considerarse una «destacada caída».

El informe refleja que tras un año 2020 «excepcional», en el que la desigualdad de la renta de mercado de los hogares experimentó un notable aumento respecto a los años precedentes, aunque también un incremento muy significativo del efecto redistributivo de los impuestos y las prestaciones, en el año 2021 se retorna, en buena medida, a las cifras previas a la pandemia de la Covid-19.

Durante este ejercicio, la renta de mercado media para los hogares aumentó un 14.6% interanual, mientras que en 2020 hubo una reducción del 8,5%, respecto a 2019. De vuelta a 2021, las rentas del capital sufren un incremento del 73,2%, que viene dado por el aumento de las rentas societarias, percibidas por el 1% de los hogares con más rentas.

No obstante, si se toma como referencia el año previo a la pandemia, las rentas del capital no han superado en 2021 el importe medio de 2019, algo que sí ha sucedido con las rentas del trabajo y las de actividades económicas, cuyas cuantías medias han crecido desde entonces, respectivamente, el 4,6% y 18,3%. En conjunto, la renta de mercado ampliada media de los hogares ha aumentado un 4,8% desde 2019.

El conjunto de prestaciones monetarias se reduce entre 2020 y 2021, de media, en un 3,1%, al contrario de lo que había ocurrido en el año 2020, respecto a 2019, donde sí se había producido un incremento del 13%. El tipo de medio efectivo del sistema fiscal baja en 0,5 puntos a través del aumento de la renta bruta (+10,2%). Pese a esto, el efecto redistributivo de este ejercicio es el segundo más bajo en los últimos 5 años.

Las prestaciones en especie, relacionadas con la sanidad y la educación, no crecen tanto como lo habían hecho en 2020, pues en el año 2021 lo hicieron en un 4,8%, frente al 8% del ejercicio anterior. Además, también baja su contribución a la reducción de la desigualdad de la renta disponible, esta vez en un 4,3%.

Los hogares pertenecientes a los tres primeros quintiles de renta, es decir, aquellos con el 60% menos de renta bruta, son los beneficiarios netos de la intervención pública en 2021. Las prestaciones por asistencia social aumentan en 2021 casi un 40%, y de manera sustancial para el 40% de los hogares con menos renta, coincidiendo con la aplicación gradual del Ingreso Mínimo Vital. 

En 2021, las prestaciones públicas se redujeron en un 3,1 % debido al menor gasto en desempleo, a diferencia de las prestaciones por asistencia social, que se dispararon un 40 % debido a la puesta en marcha de este Ingreso Mínimo Vital. En ese año, la renta disponible fue más desigual que en periodos anteriores, pese a haber aumentado en un 11,13%. El IRPF se mantuvo como el impuesto que más contribuyó a la redistribución de renta, a pesar de que fue inferior al de otros ejercicios, y solo el impuesto de sociedades incrementó su efecto redistributivo.