Inicio Actualidad Económica Ira agraria: «Si esto sigue así, el campo será un erial»

Ira agraria: «Si esto sigue así, el campo será un erial»

Hasta Ferraz y más allá. Los agricultores advierten de que las dos jornadas de protestas generalizadas que ya encadena el campo español sólo son la punta del iceberg. «Vamos a venir mañana, pasado y hasta que haga falta. Vamos a seguir al pie del cañón y el sábado, cuando se unan los transportistas, haremos mucha más fuerza», declara a LA RAZÓN, Raúl Bravo, agricultor manchego que hoy participó en los cortes de la A-42 a la altura de Illescas, autovía que conecta Toledo con la capital española. El plan es claro y compartido: entrar en Madrid y llegar a la sede del PSOE. Así lo ha anunciado la Plataforma 6F, convocante de buena parte de las tractoradas que se han gestado vía WhatsApp, Telegram y TikTok a espaldas de las organizaciones agrarias mayoritarias –Asaja, COAG y UPA–, cuyo calendario oficial de tractoradas arranca este jueves.

«El día 10 se une el transporte para entrar en Madrid y los transportistas van a paralizar los mercados, con intento de llegada a Ferraz», aseguró Xaime da Pena Gutiérrez, el responsable jurídico de la Plataforma 6-F. En concreto, esta plataforma aclara que tiene asegurada la presencia de 5.000 camioneros de Madrid, al tiempo que estima que se van a juntar 50.000 personas, de las que, aproximadamente, 15.000 serán ganaderos y agricultores, y más de 20.000, transportistas. La organización, que se declara completamente apolítica, está liderada por Lola Guzmán, una agricultora y sanitaria valenciana, manifestante en Ferraz y exmilitante de Vox que ahora reniega del partido de Santiago Abascal.

El campo español insiste en que sus protestas son transversales y se desvinculan de partidos y sindicatos. «Estamos quemados. Estamos hartos de burocracia. No queremos subvenciones. No estamos vinculados a partidos políticos. Aunque digan que somos de Vox, estas protestas se han organizado por redes sociales», insiste Jesús Villaseca. «Ningún sindicato se preocupa por esto. Están comprados por la Administración y a los agricultores no nos miran», dice en este sentido Ricardo Casarrubios. También se desvinculan de las organizaciones agrarias. «No nos sentimos identificados con las organizaciones. No nos están representando en absoluto. No son capaces de hacer nada», añade Raúl Bravo, otro de los manifestantes que participaron este miércoles en el corte de la A-42. Sobre las acusaciones del CC OO, que asegura que las protestas están protagonizadas por empresarios que luego se niegan a subir el SMI, Villaseca niega la mayor: «Aquí no hay empresarios. Somos autónomos que trabajamos el campo».

Sus exigencias están ya más que claras: garantizar precios justos que cubran los costes, combatir la competencia desleal de países terceros cuyas importaciones tienen requisitos más laxos y poner fin a la asfixia burocrática y medioambiental de la Política Agraria Común (PAC) y la Agenda 2030. «Soy agricultor y vivo y muero por el campo», «Queremos producto español, no de terceros», «Sin agricultura y ganadería, tu mesa está vacía». Estos son algunos de los eslóganes que lució el sector en sus tractores durante la segunda jornada de protestas. «Estamos trabajando a pérdidas. Es triste decirlo, pero trabajamos y nos arruinamos. La PAC nos mete los eco-regímenes que nos dice cómo labrar la tierra. No nos interesa la PAC ni su dinero. Queremos que nuestros productos valgan lo que tienen que valer. El agricultor que produce naranjas o limones los está tirando porque no le pagan lo suficiente y llegan más baratos de fuera. Sin embargo, luego la cesta de la compra está carísima», critica Ricardo Casarrubios.

Este agricultor ilustra la crítica situación del campo español con su ejemplo particular. «Cuando estaba la guerra de Ucrania en su peor momento vendíamos el cereal a 350 euros la tonelada. Ahora mismo está a 200 euros. A 200 euros es pérdida total. ¿Por qué? Porque el gasóleo está carísimo, los herbicidas están carísimos, todo está carísimo. Una rueda, una avería, cualquier cosa. Ha subido todo al doble. Si vas a comprar maquinaria nueva, ha subido un disparate. No es rentable», explica. «Los que más perdemos somos los agricultores, el primer eslabón de la cadena. La culpa la tiene el Gobierno por no aplicar los precios mínimos. No es tan difícil hacerlo, pero no le interesa, porque si se aplica la Ley de la Cadena Agroalimentaria subirán todos los precios aún más», denuncia José Velasco, otro agricultor presente en las protestas cercanas a Madrid. «Si esto sigue así, España se quedará vacía y todo el campo será un erial», sentencia Casarrubios. «Queremos trabajar el campo y dejarnos de tanto papel y tanta prohibición», apostilla Jesús Villaseca. No obstante, según las grandes distribuidoras, España está entre los países donde más subió el precio en origen mientras los costes bajaron respecto a 2022.

A mediodía, la Guardia Civil despejó los cortes en la A-42. «Nos quieren echar de aquí como si fuéramos perros, como si hubiéramos hecho algo malo», subrayó Bravo mientras se disolvía la tractorada. La mayoría de los manifestantes dan por hecho que en los próximos días les llegará la multa correspondiente por no ser protestas autorizadas. «Nos han cogido la matrícula y algún DNI. Nos van a denunciar, pero no sabemos si llegarán las multas», explica Villaseca. En algunos grupos de Telegram consultados por LA RAZÓN recomiendan tapar las matrículas de los vehículos para escapar a las sanciones, que pueden alcanzar los 30.000 euros.

Este miércoles se volvieron a producir tractoradas en decenas de carreteras de toda la geografía española, así como actos de bloqueo a las puertas de nudos logísticos y de transporte como el puerto de Castellón y el aeropuerto de Jerez y en las cercanías de centros de grandes distribuidoras. Además, mil tractores avanzaron hacia Barcelona provocando retenciones de hasta 19 km en la A-2 y AP-7. Se registraron retenciones en Cataluña, Castilla-La Mancha, Andalucía, Comunidad Valenciana, Murcia, Extremadura, Castilla y León y Aragón. La jornada dejó varios detenidos, cinco de ellos en Santa Fe (Granada) por supuesto delito de atentado y desobediencia a la Guardia Civil, y una colisión múltiple en una retención ocasionada por las tractoradas en Navarra. Mientras tanto, Pedro Sánchez, se comprometió a fortalecer la Ley de la Cadena Alimentaria, implementar la reciprocidad en las condiciones de importaciones agrícolas, simplificar la PAC y facilitar la adaptación a la normativa europea. Bruselas, por su parte, reiteró que no se cumplen condiciones para concluir el pacto comercial con Mercosur.

Hackers rusos en apoyo al campo español

Un grupo de hackers rusos atacó ayer las webs de diversas instituciones españolas «en solidaridad» con las protestas de agricultores y logró bloquear durante unas horas las de los parlamentos del País Vasco y Navarra que a mediodía ya habían recuperado la normalidad. Detrás de estos ataques está el grupo prorruso «NoName057», que reivindicó los ataques y al que el Centro Criptológico Nacional atribuyó estas acciones. Trataron de bloquear la web del Gobierno vasco, de la Asamblea Regional de Murcia, de los parlamentos de Asturias y Canarias, del transporte de Sevilla, Málaga, Vigo, Alicante o Jerez de la Frontera; y de las firmas CIMSA y FECSA.