Italia, no aprendemos

5

La prima de riesgo de Italia se ha disparado. ¿El motivo? El alto endeudamiento y la falta de compromiso por parte del nuevo gobierno de cumplir los objetivos de déficit tomados con la Unión Europea. Un nuevo gobierno de un partido sin experiencia en un país fuertemente endeudado y que ha obtenido el lugar gracias a un descontento con la clase política y por promesas de cambio.

En general el problema que tenemos como especie, es que nos cuesta aprender en cabeza ajena. Hemos tenido ejemplos cercanos, y no es que Italia no necesite reformas (que las pide a gritos), pero gastar descontroladamente no es precisamente la solución.

No aprendemos de la hiperinflación

En Europa somos conscientes de que el papel moneda se inventó en China, o al menos muchos lo aprendimos leyendo de pequeños libros sobre Marco Polo. Pero aunque en China el dinero emitido por Kublai Khan era dinero fiat, aparentemente la política monetaria no era exagerada y no se fabricaba excesivamente. En cambio en el siglo XI la dinastía Song había provocado hiperinflación, junto con los falsificadores, eliminando el sistema de jiaozi inventado alrededor del año 1.000 por los comerciantes de Sichuan.

Bien, esto no ha sido suficiente como para saber que la hiperinflación se puede provocar por emitir demasiado dinero. Pesar de tener los ejemplos cercanos de la República de Weimar o más recientemente Zimbabwe. Tenemos importantes políticos afirmando que emitir más dinero de la cuenta no es culpable de la hiperinflación, de Venezuela pesar de que ya le han contrargumentado repetidas veces ya sea Francisco de la Torre o desde este blog, sigue insistiendo este año a pesar de que la situación ha empeorado en el país caribeño.

No aprendemos de Grecia

Volviendo al país de Marco Polo, el nuevo gobierno compuesto por miembros de la Liga Norte y del Movimiento Cinco Estrellas (que a pesar de su nombre no es una marca de cerveza), está formado por partidos que no creen en el Euro y a los que les gustaría volver a la situación anterior y tener control sobres u política monetaria. Pero también parece que están interesados en hacerlo forzando el déficit público.

Italia es un país cuyo sector público está altamente endeudado. Esta supera el 130% de su PIB, cuando recordemos las vueltas que le dimos en España cuando hablábamos sobre que en España (también altamente endeudado) alcanzábamos el 100%. Además es un país que lleva muchos años in conseguir que u economía crezca fuertemente. Eso está haciendo que desde hace décadas que “Il Sorpasso” esté siendo por parte de España a Italia y no de Italia a Reino Unido, a pesar de la menor base industrial de España. Esto hace que los españoles emigren menos a Italia que o italianos a España o que se hable de que “España no es Italia”.

El tema es que un gobierno que está dispuesto a luchar contra ese hombre de paja que es “la Troika” ya lo hemos tenido en Europa, con Grecia. Al final tras amenazas y reuniones del Eurogrupo, a Grecia no le quedó más remedio que claudicar y aceptar condiciones más duras. Eso sí, hubo un corralito en os bancos griegos y parece que se estuvo a punto de sacar al país mediterráneo del euro.

El camino parece que está siendo el mismo. Esta semana la prima de riesgo entre Italia y Alemania (es decir, el rendimiento extra que debe de dar la deuda pública italiana para que los inversores la tomen igual que la alemana) ha superado los 300 puntos. A comienzo de año era de unos 150 puntos. La española a pesar del cambio de gobierno a otro más inclinado hacer políticas de izquierdas y de respetar menos los límites de déficit público pactados, parece que se considera que cumple las reglas, o al menos lo hace más que Italia con una prima de riesgo de 100 puntos.

Es posible que para Italia tenga sentido salir del euro, es el sentir de muchos italianos e incuso de extranjeros. Pero también es cierto que por muy preparado que lo tengan, una salida del euro probablemente será muy traumática para los individuos y las empresas. Especialmente si el plan del gobierno es hacerlo a base de gastar indiscriminadamente y después ya se verá.

¿Lo bueno? Pues desde una esquina del mediterráneo las cosas puede que sean distintas. Si la crisis italiana no se transmitiera a España, se habla de que España podría incrementar su influencia en la UE gracias al declive italiano. y al Brexit ¿A río revuelto ganancia de pescadores?

En El Blog Salmón | El acuerdo comercial UE-Japón no es un acuerdo más

Imagen | Riccardo Nobile Photos ©