La banca de inversión debe reinventarse en un entorno de continuos cambios en los mercados de capitales

El sexto estudio anual que realiza BCG sobre mercados de capitales y banca de inversión ofrece un análisis detallado de los principales acontecimientos en los mercados y de las tendencias actuales (incluida la dinámica normativa, la creciente influencia de la analítica avanzada de datos y la tecnología, y los cambios en la estructura de los mercados).

El estudio también explica los pasos que algunas entidades deben dar para prosperar en el futuro. El informe concede especial importancia al continuo cambio de dirección de los ingresos mundiales desde las entidades bancarias a las no bancarias: una dinámica que BCG denomina “migración de valor”.

Según Philippe Morel, coautor del informe y responsable mundial del área de mercados de capitales de BCG, “el valor ha seguido numerosas trayectorias: ha pasado de bancos de inversión más pequeños a grandes bancos universales, de entidades reguladas a otras no reguladas, de empresas con capacidades digitales menos desarrolladas a otras que van a la vanguardia de la tecnología y la gestión de datos. Aunque las repercusiones de dicha migración de valor pueden verse mitigadas debido al menor efecto de la expansión cuantitativa y la inminente llegada de una nueva normativa, las instituciones financieras deben seguir buscando la forma de controlar estos movimientos de valor y aprovecharlos en beneficio propio.”

Ingresos

Según el informe, los ingresos mundiales de los bancos de inversión descendieron un 1% en 2016, lo que supone una caída menos acusada que el 5% registrado en 2015. Esta mejora se debió principalmente a la mayor volatilidad del mercado, a la subida de los tipos de interés y al fuerte aumento de la negociación bursátil de renta fija, divisas y materias primas. El ecosistema de mercados de capitales siguió creciendo en su conjunto y los ingresos totales del sector aumentaron un 5% hasta alcanzar los 656 m $. Las mayores subidas estuvieron protagonizadas por inversiones alternativas como private equity y hedge funds. Estos últimos registraron unos resultados excelentes tras un 2015 gris. También les fueron bien las cosas a las bolsas de valores, las plataformas de negociación, las cámaras de compensación y los proveedores de información. El retorno sobre el capital en el sector pasó del 6% en 2015 al 8% en 2016. En cambio, el porcentaje de los ingresos totales del sector que corresponde a los bancos, ya sea por actividades de inversión o servicios de custodia, actualmente se sitúa en torno al 39%. Considerando que este porcentaje llegaba al 52% hace una década, representa una drástica caída.

Normativa

De acuerdo con el informe, aunque se prevé que en los Estados Unidos la normativa se relaje, todavía no se conoce el alcance y calado de los cambios que experimentará la legislación que se implantó tras la crisis (p.ej. la Ley Dodd-Frank). También se desconocen las implicaciones de las posibles medidas que pondrá en marcha el Gobierno estadounidense. Sin embargo, en medio de la incertidumbre internacional por la evolución de la normativa, una de las pocas certezas que existen es que las instituciones no bancarias (incluidas las grandes empresas de contratación bursátil, hedge funds y otros participantes especializados en mercados de capitales) gozan de una importante ventaja normativa frente a los bancos; una ventaja que las entidades no bancarias querrán conservar.

Transformación digital

BCG afirma en su informe que, en un mercado tan cambiante, los participantes en el ecosistema (sobre todo los bancos) deben seguir apostando por la transformación digital de sus negocios. El éxito de dicha transformación pasa por volver a evaluar en detalle las plantillas y los incentivos, la estructura organizativa, los procesos y las operaciones. No importa en qué aspecto quieran centrarse las empresas: si quieren tener éxito e impulsar la innovación, todas sin excepción deberán asegurarse de que sus modelos operativos encajan bien en un mercado digital cada vez más electrónico y dominado por los datos. Tal como apunta el informe, es fundamental que las instituciones financieras se comprometan firmemente con la tecnología para hacer negocios de una forma más innovadora y digital.

Mantener la competitividad

Según el informe, la evolución de los mercados de capitales está obligando a sus actores a reinventarse y ampliar sus negocios tradicionales para captar más valor, y también a retirarse de actividades que ya no son rentables. Si las instituciones financieras quieren tener éxito en estas áreas, deben identificar los subsegmentos del sector que tengan el mayor potencial de crecimiento y encajen con sus propias competencias y las ventajas competitivas que ya han conseguido.

Tal como afirma Charles Teschner, coautor del informe y responsable del área de mercados de capitales de BCG en Norteamérica, “en última instancia, reinventarse significará cosas distintas para cada tipo de institución, pero ha llegado el momento de que todas las entidades estudien en profundidad sus puntos fuertes y débiles, y vean la dirección que sigue el mercado general. Luego deberán tomar las decisiones estratégicas aplicables hasta 2020 como mínimo.”

Loading...