La economía española continuará en fase expansiva, aunque con menor intensidad

14

De la conclusiones del Observatorio Financiero “Informe enero 2018” (correspondiente al último cuatrimestre de 2017), hay que resaltar las siguientes:

INDICADORES ECONÓMICOS

En España, los indicadores económicos al final de 2017 presentaron un resultado mejor de lo previsto; sin embargo, en los próximos trimestres, se prevé que se registre un freno moderado, acorde a la pérdida de inercia de la fase de expansión. A esto habría que sumar los posibles efectos adversos sobre las decisiones de gasto e inversión. No obstante, la mejora del contexto económico exterior podría compensar, al menos en parte, las dudas generadas, de modo que la actividad y el empleo podrían crecer a un ritmo cercano al 2,4% en 2018.

La actual coyuntura es fruto de dos tendencias distintas: El consumo está en fase de desaceleración, y el comercio exterior está repuntando gracias a la inesperada recuperación de la economía de la UE y la política monetaria del BCE.

MERCADOS DE VALORES Y TIPO DE INTERÉS

2017 ha sido un buen año bursátil a nivel global. Los datos macroeconómicos, los buenos resultados de las empresas y la coyuntura general de bajos tipos de interés han provocado el aumento de la inversión en renta variable, a la búsqueda de unas mayores rentabilidades, a pesar de incurrir en mayores riesgos.

El Ibex 35 ha cerrado el 2017 con una subida del 7,4%, con un comportamiento marcadamente alcista hasta mayo, que alcanzó los 11.135,4 puntos el día 12 de dicho mes, e implicando una revalorización del 19%, para iniciar a partir de entonces una tendencia descendente hasta el día 4 de octubre que cayó a los 9,964,9 puntos, repuntando a final de año hasta los 10.043,90. A pesar de ello, ha sido el mejor comportamiento de los últimos tres años.

TIPOS DE CAMBIO Y COTIZACIONES MATERIAS PRIMAS

La evolución del mercado de divisas en el último trimestre ha seguido caracterizada por la apreciación del euro frente al dólar, en un contexto influenciado por la aprobación de la reforma fiscal en EEUU y por las decisiones de política monetaria de los bancos centrales. En concreto, el euro se apreció frente al dólar un 1,2% en el último mes, acumulando en el balance anual una revalorización del 13,8%. Así, al cierre de la última sesión de 2017, el euro cotizaba 1,199 dólares, 135,0 yenes y 0,887 libras.

Por su parte, el precio medio del petróleo Brent volvió a retomar un perfil ascendente, situándose a finales de 2017 cerca de los 65 $/barril, la cotización más elevada desde noviembre de 2015. Incidencias coyunturales en la oferta en las últimas semanas incidieron en el repunte, que no altera las decisiones del cártel sobre los recortes de producción hasta finales del próximo año 2018. Tras la ratificación de este acuerdo, las previsiones sobre la cotización del Brent apuntan a que en el promedio de 2018 se sitúe por encima de los 60 $.

INDICADORES DE POLÍTICA MONETARIA

El ritmo de normalización de las políticas monetarias en Europa y EEUU se mantienen a distinta velocidad: En diciembre, EE UU ha hecho su tercera subida de tipos en el año, 25 pb, dejando estos en el rango 1,25%-1,50%, con margen para seguir subiéndolos este año, siempre en consonancia con la evolución de mercado laboral e inflación. Mientras, en Europa, el BCE ha prorrogado la compra de activos y aplazado la bajada de tipos; esto último, en consonancia con los síntomas de recuperación en la Zona Euro y la inflación de la misma.

CRÉDITO Y OTROS INDICADORES DE LAS ENTIDADES FINANCIERAS

Tanto la Comisión Europea como el BCE constatan el ajuste de modelos de negocios y estructuras de costes en las entidades de crédito, valorando positivamente sus ratios de capital y profundizando en el objetivo de rentabilidad a medio plazo.

Una prueba del esfuerzo realizado para reducir el elevado nivel de endeudamiento es el prolongado retroceso de la financiación al sector privado: la financiación a sociedades registra variación nula en noviembre, y la de las familias del -0,9 %, con incidencia de la disminución del crédito vivienda.

La disponibilidad de financiación bancaria continúa mejorando: en noviembre, las nuevas operaciones a pymes aumentan un 11,3 % interanual en las operaciones de entre 250.000 y un 1 millón de euros, y en las operaciones menores de 250.000 se incrementan el 7,2%, mientras que las superiores al millón de euros crecen un raquítico 1,01%, y, sin embargo, las de los hogares aumentan en noviembre un 8,2% anual.

Los tipos de interés para adquisición de vivienda se sitúan en el 2,2%. Los tipos para sociedades no financieras están en el 2,3 %, y para el consumo en el 5,8%, lo que nos indica que se mantiene una evolución plana.