La era de la presión viral

Una tendencia que tenemos actualmente es que** cualquier comentario, error o mal trato puede viralizarse y hacerse público**. A veces estas crisis son gestionables y en otras ocasiones no, volviéndose imposible para la empresa seguir operando.

Por ejemplo hace tiempo una tienda de mobiliario y decoración de Edimburgo llamada Casa Morada acabó cerrando su negocio por la presión que tuvo al ofrecer unas prácticas sin remunerar. En otras ocasiones, la empresa es más grande y consigue gestionar mejor la crisis. No obstante, si con la llegada de Internet este tipo de presión viral parecía que era algo temporal y que el mundo se normalizaría, siguen pasando los años y la viralidad de los errores no cesa.

El Ferrari de Hawkers

Para quién no los conozca, Hawkers es una marca de gafas que se ha hecho muy conocida en los últimos meses. Aunque su nombre pueda mostrar lo contrario, la empresa tiene la sede en un polígono industrial entre Elche y Alicante y sus propietarios son españoles. Son bastante conocidas entre los menores de 35 años en España (ya sea por amor u odio).

La marca ha sido un éxito, “from zero to hero”. Han conseguido gestionar muy bien su publicidad online, ser relacionadas con “Celebrities” y ser distribuidos en tiendas de Inditex. Recientemente consiguieron en una ronda de financiación 50 millones de euros de inversión con el objetivo de expandirse internacionalmente y de ampliar las marcas.

No obstante, el éxito económico y la agresividad del marketing han empañado la imagen de Hawkers. Ya no se trata de las campañas en Forocoches o en México, sino que han encontrado el Ferrari de uno de los fundadores y principales socios aparcados en una plaza de minusválidos. Confirmado por él mismo, “porque la gente no tiene cuidado al abrir las puertas”. Puede ser cierto, pero tampoco le gusta que aparques en una plaza reservada a personas que necesitan ese espacio. Esto y otras noticias sobre la misma persona saltándose las normas de seguridad vial, han hecho que la imagen de Hawkers quede bastante empañada, innecesariamente.

Travis Kalanick discute con un conductor

Travis Kalanick no es precisamente un nombre que todo el mundo sepa quién hay detrás, pero seguramente si oímos que es el CEO de Uber, la cosa cambie. Uber ya es una palabra normal que se suelta en cualquier sobremesa, las huelgas de taxistas y las noticias han hecho que cualquiera tenga una idea y una opinión al respecto.

Su última crisis, dentro de las muchas que ha tenido, ha sido una discusión con un conductor de su servicio de alto nivel, Uber Black. El conductor reconoció al CEO de la empresa para la que trabaja (aunque como autónomo, no como empleado) y quiso aprovechar para quejarse de que la empresa estaba bajando los precios mientras que subía las exigencias, lo que le había conducido a la quiebra y perdido 97.000 dólares.

El CEO de Uber no fue magnánimo, sino que de malos modos le respondió que era todo culpa del conductor y que no lo culpara a él. Pero lo que no sabía es que su conductor estaba grabando en vídeo y este vídeo ha aparecido en muchos medios de comunicación. Este no es uno de muchos más dentro de la lista de noticias malas que se han levantado sobre Uber. Por supuesto el CEO de Uber ha pedido perdón públicamente, pero esta noticia no ha tenido tanta repercusión.

También a los pequeños: Caranchoa y Cristalería Chamberí

No hace falta ser una gran empresa para que te pase una situación de estas. El Youtuber MrGranBomba conocido como el que llama Caranchoa y se llevó una bofetada, también fue el centro de comentarios. En realidad su broma no era sino otra más dentro de una tendencia y escalada de bromas de youtubers, que tarde o temprabno iban a acabar escalando.

No obstante, todos conocemos la cara de MrGranBomba, un error de juventud a los 20 años parece que le va a marcar de por vida. No voy a entrar a valorar las circunstancias, pero creo que un vídeo estúpido hecho a los 20 años no te puede marcar de por vida, que es lo que empieza a parecer este caso.

Un comentario socarrón de un dependiente madridista le sentó mal a un aficionado del Atletico de Madrid. Al compartir su opinión en Internet, se hizo viral mientras que colchoneros y merengues se enzarzaban en una batalla en Twitter.

Una gran empresa con un equipo de Community Managers bien asesorados tasl vez pueda lidiar con una crisis así, pero claramente no un pequeño negocio de barrio. La situación se les fue de las manos, y se vieron en una situación que sobrepasa lo gestionable. Por suerte ya se ha olvidado, pero las Reviews de Google absurdas (como las que dicen que suelo está lleno de cascaras de pipas) ahí quedan.

Lo que está demostrando todo esto, es que los errores pueden salir caros, especialmente si se ofende tal o cual sensibilidad. Es muy fácil generar una reacción viral, por una tontería. Parece que el Community Management, las Relaciones Públicas y la estandarización de procesos de cara al cliente van a ser cada vez más comunes y frecuentes en los próximos años. Incluso en los negocios más pequeños.

En El Blog Salmón | El León Cecil y tu negocio