La lucha contra la economía sumergida saca a la luz más de 5.000 empleos irregulares

La lucha contra la economía sumergida sacó a la luz durante los once primeros meses de este año 5.029 empleos irregulares, una cifra que desde el año 2012 alcanza ya los 25.313. Además, en la busca de la mejora de la calidad del empleo y gracias a la labor de la Inspección de Trabajo 3.600 contratos temporales se transformaron en indefinidos, un 26,5 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior.

Éste es el balance que se dio a conocer ayer durante la Comisión Territorial de la Inspección de Trabajo, presidida por el consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo, y a la que asistió también el subsecretario de Estado de Empleo y Seguridad Social, Pedro Llorente. La reunión sirvió para trazar y acordar el plan de actuaciones para la acción inspectora de cara al próximo año. La previsión es llegar a las 42.400 actuaciones en materia de prevención de riesgos laborales, empleo sumergido, Seguridad Social y control del fraude en la contratación temporal y a tiempo parcial.

Para Fernández Carriedo, la labor de la Inspección de Trabajo en Castilla y León está siendo «especialmente efectiva». La Junta acompañará el trabajo desarrollado por el Ministerio dirigido por Fátima Báñez con un incremento del 20 por ciento en las actuaciones sobre calidad y cantidad en el empleo, «fundamentalmente en todo lo que tiene que ver con los fraudes en el contrato, la salud laboral, la igualdad y las condiciones de trabajo entre hombres y mejores y en relación a las pagas y horas extraordinarias», detalló.

Balance «positivo»

El balance ha sido «positivo», señaló el subsecretario de Estado de Empleo y Seguridad Social. Y es que, según Pedro Llorente, los más de 5.000 empleos regularizados por la Inspección de Trabajo suponen una cuarta parte del empleo creado en la región en el último año. Sobre la transformación de los contratos temporales en indefinidos, explicó que el compromiso contra el fraude en la suscripción de los contratos se reforzará en el nuevo plan de 2017. Así, se actuará contra los «falsos becarios» o «los contratos de formación en los que no está justificada su causa», entre otros asunto, explicó.

Por último, recalcó que Castilla y León es la segunda región con mejor ratio entre inspectores de Trabajo con respecto a la población afiliada e incorporará tres nuevos efectivos en 2017.

Loading...