Inicio Actualidad Económica La luz será gratuita casi todo Jueves Santo

La luz será gratuita casi todo Jueves Santo

Siguiendo la estela de los últimos días, Jueves Santo será un día de luz casi gratuita. La presencia los próximos días en la Península Ibérica de la borrasca «Nelson» dejará fuertes rachas de viento y lluvias que impulsarán la aportación al «mix» energético de las tecnologías renovables, en especial de la eólica; lo que derrumbará el precio de la energía. Además, la demanda será menor al tratarse de un días festivo.

El coste de la energía en el mercado mayorista mañana jueves será de 0,66 euros/MWh, según los datos provisionales del Operador del Mercado Ibérico de Energía (OMIE). Durante la mayor parte de la jornada se registrarán precios de cero euros/MWh -de la 01.00 a las 06.00 horas y de las 10.00 a las 17.00 horas-, con hasta un total de 17 horas con precios en esos niveles o muy cercanos. El precio más caro se registrará entre las ocho de la tarde y las once de la noche, aunque será de apenas 3,2 euros/MWh.

El de mañana será así el tercer precio medio más bajo en lo que va de 2024, tan solo por detrás de los pasados registrados el 9 y 10 de marzo, donde el precio del «pool» se situó en 0,59 y 0,54 euros/MWh, respectivamente.

Marzo, de hecho, apunta a convertirse en uno de los meses con más baratos de la historia pues la media del precio hasta ahora es de 22 euros/MWh.

Impuestos

A pesar de que la energía pueda llegar a no tener coste alguno, esto no implica, en ningún caso, que la factura de la luz pueda llegar a costar cero euros también a los usuarios debido a que siempre habrá que pagar una serie de costes fijos, o regulados. Estos costes regulados suponen aproximadamente entre el 55% y el 60% del valor total de la factura y son idénticos para todos los usuarios que tengan un contrato de luz.

Entre estos costes se cuentan la potencia contratada, que es el precio que pagamos por la potencia que contratamos y que se puede usar; el peaje de acceso, el alquiler de equipos, que afecta básicamente al contador eléctrico; los incentivos de energías renovables y las retribuciones a Red Eléctrica de España y al OMIE. Además, también otros costes como el déficit de tarifa, que se abona a las eléctricas desde hace años para compensar energía que vendieron por debajo de su coste.

A estos peajes fijos se suman además el IVA, que se abona sobre el conjunto de la factura; y el impuesto eléctrico.

Incremento del IVA

El recorte del precio de la energía, aunque bueno para una parte de factura de la luz, también tiene un lado oscuro para otro pues, de cerrar el mes en la media actual de 22 euros, provocará que el IVA se incremente hasta el 21% en el recibo de abril. El Gobierno incrementó a partir de enero el IVA que se aplica a la electricidad del 5% al 10%. Pero en los meses posteriores a aquellos en los que su coste en el mercado mayorista no llegue a los 45 euros/MWh se aplicará un 21%, salvo a los consumidores vulnerables severos o en riesgo de exclusión. Concretamente, todas las facturas que incluyan el consumo de al menos un día de marzo, pasarían a tener el IVA del 21%.

Aunque tiene un peso muy importante, el «pool» no representa exactamente el importe final en el precio de la luz para un consumidor acogido a la tarifa regulada, ya que con la entrada en 2024 se adoptó un nuevo método de cálculo del PVPC, que incorpora una cesta de precios a medio y largo plazo para evitar las fuertes oscilaciones, sin perder las referencias de precios a corto plazo que fomentan el ahorro y el consumo eficiente. En concreto, la proporción de vinculación con el precio del «pool» se irá reduciendo progresivamente, para incorporar las referencias de los mercados de futuros, de modo que éstos representen el 25% en 2024, el 40% en 2025 y el 55% a partir de 2026.