La UE quiere crear un fondo anual de Defensa, ¿estamos ante el fin de la soberanía nacional?

La Comisión Europea durante la semana pasada ha propuesto un fondo europeo de Defensa para estimular una inversión coordinada entre los miembros de la Unión Europea. Este fondo se destinaría a la investigación, desarrollo de prototipos, adquisición de equipos y tecnología militar.

Este fondo se prevé que se dote con 5.500 millones de euros anuales procedentes del sector público y del sector privado. La Comisión Europea prevé destinar 500 millones de euros en 2019 y 2020 para cofinanciar prototipos industriales a través de este fondo y elevar esta aportación a 1.000 millones de euros a partir del 2021.

Nos podemos preguntar: ¿Qué va aportar cada miembro de la Unión Europea? ¿De quién va a ser la propiedad de las armas? ¿Cuándo se espera que se apruebe esta propuesta? ¿Qué están aportando actualmente los países miembros de la Unión Europea en investigación de defensa? ¿Cuáles son los diferentes escenarios de defensa tras el Brexit?

¿Qué va aportar cada miembro de la Unión Europea? ¿De quién va a ser la propiedad de las armas?

La Comisión Europea prevé que los países de la Unión Europea aportar 4 euros por cada 1 euro del presupuesto para el desarrollo de las capacidades conjuntas. Es decir, se prevé que aporten unos 2.000 millones de euros durante 2019 y 2020 y 4.000 millones euros anuales a partir del 2021.

La Comisión Europea sólo aportará la confinanciación de proyectos de consorcios en las que participen 3 empresas de 2 países de la Unión Europea diferentes y el 50 por ciento del capital de cada empresa debe ser controlado por capital europeo.

La Comisión Europea quiere que los países de la Unión Europea se comprometan con la compra posterior de las capacidades concretadas para cofinanciar un proyecto de desarrollo de prototipos.

La Comisión Europea ha dejado claro que no van a usar el presupuesto de la Unión Europea para comprar armas o capacidades de defensa. Estas van estar en manos de los países miembros de la Unión Europea, que deberán financiar su adquisición.

La Comisión Europea ha planteado varias vías de financiación para facilitar la compra conjunta de capacidades como sería ‘la financiación puente’ en que los miembros de la Unión Europea se presten dinero o ‘instrumentos de deuda’ como serían los eurobonos para proyectos concretos.

¿Cuándo se espera que se apruebe esta propuesta? ¿Qué están aportando actualmente los países miembros de la Unión Europea en investigación de defensa?

La Comisión Europea espera que la propuesta se apruebe por la Eurocámara a principios del año que viene y que los primeros proyectos se empiecen a financiar el 2019. Pero la Comisión Europea ya propuso destinar 500 millones de euros anuales a partir del 2021 del presupuesto común para proyectos de colaboración en investigación en defensa.

Se destinará 90 millones de euros hasta finales de 2019 para proyecto piloto con la Agencia Europea en Defensa para proyectos de investigación en sistemas no tripulados para el sector naval.

La pretensión de la Comisión Europea es que el fondo sirva como un catalizador para la industria de la defensa europea para así se desarrolle equipos y tecnologías. Pero los países miembros de la Unión Europea seguirán siendo quien guíen sus pasos.

Existe una falta de cooperación en seguridad y defensa entre los países miembros de la Unión Europea que tiene un coste anual de 25.000 a 100.000 millones de euros, por la variedad de sistemas de armamento, tanques o aviones.

La Comisión Europea estima que se podría ahorrar en este concepto hasta el 30 por ciento del gasto en defensa a través de la adquisición conjunta. El 80 por ciento de los contratos y más del 90 por ciento de la investigación que se realiza en cada país miembro de la Unión Europea.

¿Cuáles son los diferentes escenarios de defensa tras el Brexit?

La Comisión Europea ha presentado un informe con 3 escenarios posibles en la defensa de la Unión Europa tras la salida del Reino Unido en función del grado de cooperación de cada miembro con un horizonte temporal de 2025.

El objetivo de este informe es reforzar la capacidad de Europa para defenderse frente a las amenazas y reforzar su capacidad de intervención de forma autónoma en cada contingencia que pueda surgir.

Los diferentes escenarios que nos podemos encontrar:

  • El primer escenario sería la mayor cooperación de los países miembros de la Unión Europea pero todavía de forma voluntaria y decisiones ‘ad hoc’ para responder a las amenazas o a las crisis. La solidaridad no sería todavía vinculante, sino que las decisiones lo toma cada uno de los países y la industria de defensa estaría fragmentada dado que el desarrollo y la adquisición de capacidades seguiría en manos de cada uno de los países.

La Unión Europea continuaría desplegando operaciones militares a escala pequeña dirigidas a la gestión de crisis y para dar respuesta a amenazas no convencionales como sería el terrorismo, los ciberataques…

  • El segundo escenario que se plantea sería una defensa y seguridad compartida en que existe una cooperación en defensa entre los países miembros de la Unión Europea que se convertiría en la norma y que habría un mayor grado de solidaridad financiera y operativa.

Los países miembros de la Unión Europea se planificarán conjuntamente en la defensa nacional y promoverán el desarrollo y la adquisición de manera conjunta de las capacidades multinacionales con apoyo del Fondo Europeo de Defensa, en transporte estratégico, aviones no tripulados, comunicaciones, vigilancia marítima y equipos ofensivos todo esto coordinado con estructuras de planificación de mando y logística a nivel de Europa.

La Unión Europea permitirá aumentar su capacidad para proyectar la fuerza militar y se podrían realizar operaciones de alta intensidad para combatir el terrorismo y otras amenazas. Los países miembros de la Unión Europea con mayor potencia militar ejecutarían las operaciones en nombre del resto de países.

  • El tercer escenario sería la defensa y la seguridad común contemplando el mayor nivel de integración de las fuerzas armadas de los países y que la asistencia mutua. Los estados miembros de la Unión Europea se sincronizan de forma total en sus presupuestos en defensa para desarrollar las capacidades y así tendrán una forma conjunta de apoyo.

En este escenario, la Unión Europea podría dirigir operaciones de alta intensidad para proteger a Europa a través de operaciones contra grupos terroristas, operaciones navales y acciones de ciberdefensa.

En El Blog Salmón | ¿Qué sectores son los más beneficiados por la victoria de Trump?

Imagen | Flickr

Loading...