-“Las poíticas monetarias expansivas con inyecciones masivas de liquidez son como el gas de la risa”-

17

En su libro advierte de una próxima crisis provocada por otra burbuja, la de los bonos ¿Es inevitable?

Totalmente evitable. Una acción seria de los bancos centrales, poniendo medidas que adapten los tipos a la inflación real y reduzcan el incentivo perverso de emitir más deuda con tipos negativos evitaría una gran crisis. Sería una ligera y sana corrección que los inversores tomarían como oportunidad de compra, como ocurrió cuando la Reserva Federal eliminó las recompras.

¿Cuánta responsabilidad tiene el sector privado en esta burbuja? ¿La culpa es exclusiva de los bancos centrales?

Las responsabilidades son compartidas, como explico en el libro, por parte de gobiernos, bancos centrales, empresas y familias, pero la realidad es que quien baja los tipos, aumenta la liquidez y empuja a los agentes a tomar más riesgo por menor rentabilidad son los bancos centrales. Sí hay una mayor responsabilidad en ellos. Lo que hacen los bancos centrales es como si nos pusieran un enorme buffet gratuito lleno de pasteles, comida y bebida y un cartelito diciendo “si se empacha, la culpa es suya” -las enormes bajadas de tipos y aumento de liquidez previas a la burbuja- y, cuando viene la obesidad y la borrachera -la crisis-, el mismo que ha puesto ese enorme buffet se presenta como la solución invitándonos a otro enorme buffet con aún más comida y bebida -las mal llamadas “políticas expansivas”-. Pues no, es compartida, pero en igual proporción, el instigador es claro.

Emplea tres expresiones muy gráficas, ”gas de la risa”, “bomberos pirómanos” y “zombificación de la economía”… ¿Puede explicarlas brevemente?

Gas de la risa monetario es la política mal llamada expansiva, inyecciones masivas de liquidez, que hacen que parezca que las cosas van bien pero que no curan. Como el gas de la risa, te hace sentir contento porque sube la bolsa y los activos de riesgo, bajan las primas de riesgo, pero no curan la enfermedad, los desequilibrios estructurales. Los disfraza.

Bombero pirómano es lo que hacen los bancos centrales, crear un enorme fuego bajando tipos e incentivando una burbuja brutal que, cuando se convierte en crisis sistémica, ellos mismos se presentan como la solución, los que van a apagar el fuego con las mismas políticas, bajar tipos y aumentar liquidez, que nos llevaron a la crisis.

Zombificación de la economía es perpetuar los desequilibrios y la sobrecapacidad refinanciando constantemente a empresas y sectores obsoletos por los bajos tipos. Se dispara el número de empresas zombi -empresas que no pueden pagar sus gastos por intereses con beneficios operativos-, se utiliza la enorme deuda y liquidez para financiar estados deficitarios, y la economía se hace menos dinámica y productiva.

Son muchas las menciones a Draghi en su libro, ¿cómo evalúa su gestión hasta la fecha? ¿Cuál debe ser en los próximos años?

Podemos darle un 4 sobre 10 raspado. El aprobado lo hubiera tenido si hubiera eliminado los estímulos en marzo, como dictaba el plan, y subido los tipos en línea con la curva de inflación. El suficiente bajo lo tiene porque siempre alerta de la necesidad de reformas estructurales, y siempre ha dicho que la política monetaria no funciona sin dichas reformas.

Debe acabar con los mal llamados estímulos urgentemente. Y reflejar la realidad del riesgo de estanflación si no se incentiva la productividad.

Afirma que actualmente el oro y el bitcoin son las opciones más seguras para el inversor, ¿son las únicas?

No afirmo eso. Digo que son opciones para cubrirse del riesgo de volatilidad ante una política devaluadora y destructora del poder adquisitivo de la moneda. Bitcoin es un activo de enorme volatilidad y riesgo, y debemos ser conscientes de ello, pero es a su vez el reflejo del miedo a los bancos centrales.

¿Qué enseñanzas debe extraer el inversor de estos últimos años para no cometer los mismos errores?

No existe la rentabilidad sin riesgo.

A largo plazo NO todo sube.

No podemos creer que nos van a dar enormes rentabilidades cuando el bono a 10 años alemán, el de menos riesgo, tiene rentabilidad negativa.

La deuda no es un activo, es una obligación.

¿Las políticas del gobierno español han blindado suficientemente la economía española?

Bastante. La deuda sobre PIB lleva cayendo desde 2014, cuando llegó al 100,4%, hasta el actual 98,3%, se han reducido las necesidades de emisión netas a menos de un tercio que en 2011, se ha reducido el déficit un 45% desde 2011, pero hay que hacer más esfuerzos para continuar mejorando y no pensar que se ha acabado el problema.

¿Qué consecuencias tendrá el conflicto catalán en la economía española? ¿Hasta qué punto influirá en la europea?

Ya estamos viendo lo más triste, que tiene importantes efectos en la economía catalana, con salidas de empresas en sede social y fiscal, con caída de ingresos por ventas, por turismo, caída de la inversión financiera extranjera y aumento del desempleo. El impacto sobre la economía española, de momento, es bajo, pero no inexistente, puede ser de hasta 0,4% del PIB. En la economía europea, ninguno. La crisis catalana está demostrando lo que todos sabíamos. El riesgo de independencia es devastador para Cataluña pero imperceptible para Europa.