Inicio Actualidad Económica Llega la campaña de los planes de pensiones: no hay que hacer...

Llega la campaña de los planes de pensiones: no hay que hacer caso de la publicidad pero sí merece la pena tener uno

Como todo los finales de año llega la campaña de los planes de pensiones. Bancos y aseguradoras empezarán en breve a intentar atraer a clientes con regalos (en especie o efectivo) para que contratemos sus productos. En general normalmente no hay que hacer mucho caso a este tipo de campañas, pero hay una cosa clara: en esta ocasión sí que merece la pena contrar este tipo de productos.

Como siempre hay que hacerlo con cabeza. Los planes de pensiones tienen una serie de ventajas fiscales muy convenientes, pero si elegimos el producto incorrecto se puede perder mucho dinero.


Por qué contratar un plan de pensiones

Yo siempre he sido muy escéptico de los planes de pensiones, principalmente por sus desventajas (que comentaré a continuación). Pero últimamente he visto la luz.

Como expliqué hace no mucho, los planes de pensiones permiten desgravarse del IRPF. Y este devolución de Hacienda no es solo un retraso en la imposición (pues al rescatar el plan hay que pagar IRPF), ya que si invertimos esta devolución al final las cuentas salen muy positivas.

En una ocasión hice una simulación de la diferencia entre invertir en un plan de pensiones (con sus desventajas pero su mejor fiscalidad) o en un fondo de inversión. Y las cuentas daban como positivo a un plan de pensiones, siempre mejor cuanta mejor rentabilidad se obtenga y cuanto mayor sean los tipos marginales a la hora de contribuir.

Cuáles son sus desventajas

Sin embargo no todo es positivo. Un plan de pensiones implica que el dinero no se puede sacar del mismo hasta la jubilación o hasta los diez años de la aportación. Es un dinero bloqueado que no se va a poder usar. Esa es su principal desventaja.

Los bancos saben que ese dinero es cautivo y por tanto ofrecen productos caros y que no ofrecen buena rentabilidad. La rentabilidad de los planes de pensiones da bastante pena. Eso sí, se pueden traspasar entre planes, al igual que con los fondos de inversión.

La última desventaja es que los planes individuales de pensiones tienen ahora mismo unos límites muy bajos: solo se puede aportar 1.500 euros al año. Lejos quedan aquellos años de 8.000 euros al año. El Gobierno quiere lanzar otro tipo de producto, más ligado a la empresa, y por tanto quiere desincentivar los clásicos planes de pensiones.

Elegir un buen plan

Con todo lo anterior tenemos una conclusión clara: es ventajoso contratar un plan de pensiones, pero solo si la rentabilidad es buena (cosa que no suele ocurrir). Así que en esta ocasión la decisión del producto exacto que se elige es muy importante.

Por ello es mejor no dejarse llevar por la campaña que vamos a ver en las próximas semanas y elegir cuidadosamente los planes de pensiones que ofrece el mercado. Personalmente me inclinaría por uno indexado de bajas comisiones, pero es cierto que existen planes de gestión activa con un buen histórico, independientemente de que sus comisiones sean altas.

Publicidad