Inicio Actualidad Económica Llenar el depósito esta Semana Santa salió más caro que el año...

Llenar el depósito esta Semana Santa salió más caro que el año pasado

Peor que en 2023. El precio medio de los carburantes repuntó en la semana del martes 26 de marzo al lunes 1 de abril, en plena Semana Santa, uno de los momentos de mayores desplazamientos en coche en el país del año (hasta 16,5 millones vaticinó la DGT). En concreto, el precio medio del litro de gasolina, subió por segunda semana consecutiva tras estabilizarse del 12 al 18 de marzo y alcanzó los 1,645 euros por litro, su nivel más alto desde principios de noviembre de 2023. Por su parte, el precio medio del litro de diésel, que venía de registrar una caída la semana anterior, retomó su tendencia al alza y se situó en 1,541 euros, según datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea. La subida también fue interanual, con precios superiores a los registrados en la Semana Santa de 2023.

El precio medio de ambos carburantes inició 2024 registrando sus primeras subidas en tres meses, después de acumular un descenso tras otro desde finales de septiembre que les llevó a despedir el año pasado instalado en niveles mínimos del ejercicio tras sumar un abaratamiento de casi el 15%, en el caso de la gasolina, y de más del 13%, para el diésel. Desde que comenzó el año, la gasolina se ha encarecido un 7,23% mientras que el diésel lo ha hecho un 3,21%.

Los precios del litro de gasolina y del diésel se mantienen así por encima de los niveles en los que estaba antes del estallido de la invasión rusa de Ucrania, que comenzó el 24 de febrero de 2022, cuando era de 1,592 euros y 1,479 euros el litro, respectivamente. Sin embargo, ambos carburantes continúan lejos de los máximos que registraron el verano de 2022, en julio, cuando la gasolina alcanzó los 2,141 euros y el gasóleo los 2,1 euros.

Más caro que en 2023

Con estos precios, llenar un depósito medio de 55 litros de gasolina tuvo un coste coste de unos 90,47 euros durante la segunda fase de la operación salida, los festivos del Jueves y Viernes Santo y la operación retorno, 27 céntimos más caro que en la Semana Santa del año pasado -entonces cayó en las fechas del 2 al 9 de abril-, cuando ascendía a 90,2 euros y ya no existía el descuento de 20 céntimos por litro que estuvo vigente en gran parte de 2022. Para los vehículos de diésel, llenar un depósito medio (55 litros) supuso un desembolso de 84,75 euros, 99 céntimos más caro que en 2023, momento en el que el precio era de 83,76 euros.

Igualmente, con esta semana, el diésel suma ya 58 semanas por debajo del precio de la gasolina. Se mantiene así en la situación habitual anterior a la invasión rusa de Ucrania, que provocó que el precio del gasoil fuese más caro que el de la gasolina de forma continuada desde agosto de 2022 hasta mediados de febrero de 2023, cuando se rompió la dinámica.

Con estos niveles, el precio de la gasolina sin plomo de 95 se mantiene en España por debajo de la media de la Unión Europea, situada en 1,782 euros el litro, y de la eurozona, con un precio medio de 1,834 euros. En el caso del diésel, el precio en España también es inferior al de la media de la UE, que es de 1,680 euros, y de la zona euro, donde marca un precio de 1,707 euros.