Inicio Actualidad Económica Lo de Planas y lo del PP

Lo de Planas y lo del PP

Luis Planas tiene encima de su mesa la patata caliente del nombramiento de la persona que se hará cargo de la Secretaría de Estado de Agricultura y Alimentación. Una gran duda es si el ministro tiene claro el nombre en cuestión. Otra es si podrá elegir a quién considere oportuno o vendrá impuesta por La Moncloa o el PSOE, que viene a ser lo mismo, en función de perfiles políticos a los que parecen estar orientados los nuevos equipos ministeriales. Para muchos observadores de lo agrario, Fernando Miranda, el actual secretario general de Agricultura, es el candidato lógico para este puesto. Si esto hubiese estado tan claro, podría haber sido nombrado en la última reunión del Consejo de Ministros, algo que no sucedió. Ya veremos lo que pasa esta semana. También constataremos si Planas da la batalla por su candidato, o candidata, suponiendo que lo tenga, o se pone de perfil, como es habitual en él y deja hacer, por ejemplo, a la que denomina «la jefa», que no es otra que la vice Teresa Ribera.

Mientras tanto, del lado del PP, las aguas no bajan tranquilas. Entre los últimos nombramientos que ha hecho Feijóo destaca a efectos de política agraria y de mundo rural el de Paloma Martín, antigua consejera con Isabel Díaz Ayuso, que ahora ha pasado a ser vicesecretaria general de Desarrollo Sostenible y que incluirá las áreas de medio ambiente, energía, vivienda, agricultura, ganadería y pesca. De entrada, desde el punto de vista del campo, no parece una elección acertada porque no tiene excesivos conocimientos en la materia, por mucho que se empeñen en venderlo así desde Génova. Ahora toca ver lo que sucede en los próximos días en los otros cargos orgánicos del partido relacionados con lo estrictamente agrario y, especialmente, en la designación de los portavoces en las Comisiones de Agricultura del Congreso y del Senado. En cualquier caso, pase lo que pase, es necesario que el «no equipo» agrario del PP deje de ser el ejército de Pancho Villa y haya una mínima coordinación entre los tres portavoces parlamentarios (incluye al Parlamento Europeo) los consejeros de Agricultura y los de la calle Génova. Ya veremos si lo logran.