Lo que de verdad se esconde tras las tarjetas de los grandes comercios en España

Los bancos han encontrado un nuevo campo de batalla con las tarjetas

Cada vez es más habitual que nos encontremos con que las grandes empresas de nuestro país nos ofrecen sus propios productos financieros. Los supermercados más conocidos como Carrefour, Eroski o Mercadona, entre otros, nos ofrecen tarjetas o líneas de crédito para que financiemos nuestras compras en sus establecimientos. También en otro tipo de sectores se han extendido esta clase de ofertas como vemos con grandes marcas como Ikea o MediaMarkt. Sin embargo, detrás de estas conocidas empresas se encuentran los bancos de mayor volumen, que han encontrado en el crédito al consumo un nuevo mercado donde obtener rentabilidad.

Los bajos tipos de interés y el poco margen que ofrecen los préstamos hipotecarios, unido a la mejoría de la economía familiar en España ha hecho que las principales entidades se vuelquen en este mercado, comercializando, sobre todo, tarjetas de crédito, según apuntan desde el comparador online HelpMyCash.com. Banco Santander (opera con Eroski y tiene el 51 % de la financiera de El Corte Inglés), Cetelem, (financia productos de Apple, Acer o Lenovo) BBVA (tiene un acuerdo con Mercadona) y CaixaBank (trabaja con Ikea y, desde el pasado mes de julio, con MediaMarkt) han encontrado un nuevo filón en la financiación al consumo, un sector en el que han entrado ofreciendo diversos productos financieros, aunque sobre todo tarjetas de crédito con descuentos y bonificaciones por compras.

Se acogen a la regulación del Banco de España

Las entidades bancarias españolas (la última en hacerlo fue el Banco Sabadell el pasado mes de julio) han tenido que crear y lanzar al mercado divisiones propias constituidas como establecimientos financieros de crédito. Para comercializar cualquier crédito al consumo, en este caso las tarjetas de crédito, el Banco de España les exige a estas entidades que cumplan un par de condiciones:

  • Que estén especializadas en alguna actividad concreta, en este caso la emisión y gestión de tarjetas de crédito.
  • Que no puedan captar depósitos del público.

Acogiéndose a dicha legislación, bancos como el Santander, BBVA, el Sabadell o CaixaBank, entre otros, ya cuentan con sus establecimientos financieros de crédito para pelear en un nuevo sector comercial como es el de la financiación al consumo.

Loading...