Inicio Actualidad Económica Los analistas respaldan la nueva hoja de ruta de Repsol y aplauden...

Los analistas respaldan la nueva hoja de ruta de Repsol y aplauden la «sorpresa» en dividendos

Los analistas han respaldado la actualización en su plan estratégico de Repsol y han aplaudido la «sorpresa» en su política de retribución a sus accionistas, que prevé destinar 10.000 millones de euros a retribuir a sus accionistas y lanzar un plan inversor récord de hasta 19.000 millones a 2027.

En concreto, JP Morgan, RBC, UBS y Mediobanca han mejorado el precio objetivo para la energética y, además, la propia JP Morgan ha mejorada su recomendación sobre la compañía de ‘neutral’ a ‘outperform’.

Tras estos cambios, el consenso de precio objetivo de Repsol se sitúa en 17,33 euros por acción, un 20% por encima de la cotización actual de la compañía, con Barclays, RBC, Mediobanca estimando un precio objetivo por encima de los 20 euros.

El grupo dirigido por Josu Jon Imaz cerró el jueves con una subida en Bolsa del 5,45%, la mayor en 15 meses, para alcanzar un precio de 14,425 euros. Este viernes las acciones de la compañía seguían al alza y repuntaban, a las 14:44 horas, un 0,21%, hasta los 14,455 euros, según informa Europa Press.

En su informe, RBC apunta a un rendimiento superior de la compañía y de su precio y valora el compromiso de Repsol con sus accionistas, «al mismo tiempo que apunta a un crecimiento subyacente en su flujo de caja a lo largo del periodo».

Los analistas de la firma subrayan el buen comportamiento de Repsol a corto plazo, con «otro buen trimestre para finalizar 2023» y superando expectativas, así como su meta de un dividendo de 1,26 euros por acción en 2026, lo que supondría un rendimiento del 6% y equivaldría a un precio de acción de 21 euros.

Por su parte, los analistas de Santander destacan que Repsol «sorprende positivamente» a los inversores con una política de distribución de accionistas «superior a la esperada» en el periodo 2024-27.

Nueva hoja de ruta

En su actualización estratégica, Repsol prevé una cifra récord de inversión de entre 16.000 y 19.000 millones de euros en los próximos cuatro años (2024-2027) para acelerar su plan de trasformación hacia una compañía cero emisiones netas y protagonista en la transición energética.

Todo este esfuerzo inversor se verá acompañado de una rentabilidad garantizada para su accionista, con una retribución de 10.000 millones de euros, a través del pago del dividendo en efectivo (4.600 millones de euros) y de la continuidad en los programas de recompra de acciones durante el periodo –unos 5.400 millones de euros–, según la actualización del plan estratégico presentado por la compañía.

La nueva hoja de ruta del grupo, después de pulverizar con dos años de antelación gran parte de los objetivos marcados en la anterior, incide así en el camino de profundizar en una transición energética rentable de la compañía y en priorizar «las inversiones en el actual portafolio integrado de activos de calidad y en iniciativas bajas en carbono, así como una atractiva retribución al accionista y el mantenimiento de la fortaleza financiera», indicó la compañía.

De estas inversiones, cuya situación en la parte alta o baja de esa horquilla de 16.000-19.000 millones de euros se modulará en función del escenario macroeconómico, la evolución de la tecnología y de la regulación, la madurez de los proyectos y el avance en la rotación de activos y las desinversiones previstas, el 60% tendrá por destino la Península Ibérica, mientras que Estados Unidos supondrá el 25%, los dos grandes focos geográficos para el grupo.

Repsol acelera así su plan inversor para los próximos años, ya que en el último preveía unas inversiones de 19.300 millones de euros, aunque en un periodo de cinco años (2021-2025).

Este aumento de la retribución a sus más de 520.000 accionistas y de las inversiones hasta 2027 estará respaldado por una sólida generación de flujo de caja operativa, que ascenderá hasta 29.000 millones de euros en el conjunto de los cuatro años, y en el bajo nivel de endeudamiento de la compañía, que se cifra en 2.096 millones de euros a 31 de diciembre de 2023 –6,7% sobre el capital empleado–.