Los bancos también se visten de verde

Pero esto no sólo ocurre en ámbitos como la alimentación, de hecho, como indica el comparador de créditos HelpMyCash, ante la gran acogida e implantación de este nuevo modelo sostenible en nuestro país, las entidades bancarias también han decidido lanzarse a la piscina y ofrecer productos crediticios con la finalidad de financiar proyectos que ayuden a mejorar la situación del medio ambiente.

¿Qué tipo de préstamos verdes ofrecen los bancos?

Uno de los motivos principales por el que los bancos también han decidido subirse al carro de lo verde es porque ven una gran oportunidad para captar nuevos clientes. Así, algunos han lanzado préstamos personales con el objetivo de financiar la compra de bienes ecológicos o para llevar a cabo proyectos sostenibles.

En cualquier caso, la mayoría de los préstamos verdes que podemos encontrar en el mercado actual tienen características muy similares. En primer lugar, el interés que aplican es ligeramente inferior comparado con el resto de los préstamos convencionales, de hecho, suele oscilar entre el 4 % y el 7 %, a diferencia del de los otros créditos que ronda entre el 8 y el 9 % TIN. Por otro lado, no suelen incluir comisiones de apertura o de estudio y, finalmente, los plazos de reembolso suelen ser de más tres o cuatro años.

En lo que respecta a las finalidades para las que están diseñados estos préstamos, las más comunes son la adquisición de vehículos ecológicos o de electrodomésticos de bajo consumo, la realización de reformas de hogares o locales que conlleven un determinado ahorro de energía, la compra de maquinaria eficiente, etc.

Un claro ejemplo es el Préstamo Verde que ofrece la entidad financiera BigBank con el que podemos conseguir hasta 15.000 euros con un coste a partir del 4,06 % TAE y que podemos devolver hasta en seis años. Las finalidades para las que podemos contratar este crédito son la adquisición de un vehículo eléctrico o híbrido y para impulsar proyectos relacionados con las energías renovables.

Otros productos financieros que también se pasan al lado verde

Además de los créditos al consumo, las entidades bancarias también han optado por hacer que otros productos suyos favorezcan al desarrollo del medio ambiente.

Un claro ejemplo son las tarjetas de crédito biodegradables que lanzaron varios bancos hace unos años y que ayudan a la sostenibilidad. Triodos Bank fue más allá y lanzó una iniciativa mediante la cual se comprometía a plantar un árbol en el Bosque Triodos una vez realizada la primera compra con su tarjeta Visa y, además, si el cliente realizaba una media anual de al menos cinco compras mensuales, la entidad compensaba una tonelada de las emisiones de CO2 emitidas por el titular del plástico con la compra de certificados de CO2.

Por otro lado, también nos encontramos con las cuentas “verdes” o ecológicas, aunque en España la oferta de este tipo de productos escasea. Un ejemplo es la Cuenta Verde de Microbank LaCaixa que es como cualquier otra cuenta online, pero cuando la abrimos la entidad planta un árbol y, además, colabora con otras entidades medioambientales.

Loading...