Inicio Actualidad Económica Los embargos de vivienda habitual se desploman un 21,3%

Los embargos de vivienda habitual se desploman un 21,3%

Las ejecuciones hipotecarias de estas residencias sumaron 947 entre julio y septiembre, según el INE

Los embargos de viviendas habituales para su venta tras el impago de un crédito se desplomaron en el tercer trimestre del año. Según la estadística del INE, entre julio y septiembre, el número de inscripciones de certificaciones por ejecuciones hipotecarias iniciadas en los registros de la propiedad de vivienda habitual ascendió a 947, un 21,3% menos que en el mismo periodo del año anterior y un 30% inferiores al segundo trimestre del año. En cuanto a las viviendas no habituales, los embargos ascendieron a 345, un 27,3%. En total, en el tercer trimestre de 2019 el número de embargos de propiedades ascendió a 12.369, lo que supone un 24,7% menos que el trimestre anterior y un 28,2% más que en el mismo trimestre de 2018.

Publicidad

Las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas concentraron el 46,8% del total de ejecuciones hipotecarias en el tercer trimestre del año. El 7,7% del total de ejecuciones hipotecarias fueron viviendas habituales de personas físicas. El 36,3% correspondió a viviendas de personas jurídicas (un 38,0% superior al del tercer trimestre de 2018) y el 2,8% a otras viviendas de personas físicas (un 27,3% inferior al del tercer trimestre de 2018). Por su parte, las ejecuciones hipotecarias de otras urbanas (locales, garajes, oficinas, trasteros, naves, edificios destinados a viviendas, otros edificios y aprovechamientos urbanísticos) supusieron el 43,9% del total.

Desglosados los datos por comunidades autónomas, las que registraron mayor número de certificaciones por ejecuciones hipotecarias sobre el total de fincas en el tercer trimestre fueron Cataluña (3.178), Valencia (3.159) y Andalucía (1.904). Navarra, con 27, La Rioja, con 38, y el País Vasco con 50, registran el menor número. En el caso de viviendas, Cataluña (1.439), Valencia (1.398) y Andalucía (1.189) presentan el mayor número de ejecuciones, en tanto que el País Vasco (9), La Rioja (13) y Navarra (18), los menores.