Los impuestos nos hacen libres, señora Cifuentes

El Siglo de Europa

Los impuestos son necesarios para que el Estado pueda prestar servicios públicos y son un medio para distribuir mejor la riqueza de la sociedad. Con esta afirmación estamos de acuerdo un 66,8% de los españoles, según la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas. Únicamente uno de cada tres españoles, un 29,4%, considera que los impuestos son algo que el Estado nos obliga a pagar sin saber muy bien a cambio de qué.

Es más, un 78,3% de los españoles consideramos que quienes tienen más riqueza deberían tener un mayor compromiso fiscal con la sociedad porque creemos que actualmente los ricos pagan pocos impuestos en nuestro país.

Sin embargo, hay 13.498 personas empadronadas en la Comunidad de Madrid que tienen un patrimonio superior al millón y medio de euros y que cada año se ahorran 658 millones de euros en impuestos gracias a la política fiscal de la señora Cifuentes, a la bonificación del 100% del Impuesto de Patrimonio.

Las personas que reciben ese regalo fiscal de la señora Cifuentes no son sólo los ricos madrileños, son casi todos los más ricos de España, ya que muchas personas de elevados patrimonios, con viviendas en muchos lugares de nuestra geografía, se han empadronado en nuestra región para no pagar el Impuesto de Patrimonio. 658 millones de euros deja de cobrar la Comunidad de Madrid, un volumen de recursos importante que permitiría incrementar las políticas de educación y sanidad, las que han sufrido en mayor medida la política de recortes de los últimos gobiernos del Partido Popular.

No obstante, hay que recordar que quien permitió la desfiscalización de los patrimonios millonarios fue el gobierno del PSOE de J. L. Rodríguez Zapatero en 2008, supuestamente porque su eliminación “beneficiaba a las clases medias”, “porque el impuesto de patrimonio era desigual y penalizaba el ahorro”. Sí, el ahorro de los latifundistas de tierras, acciones e inmuebles.

El gobierno de la señora Cifuentes no atiende las demandas de los ciudadanos madrileños de una sanidad o educación de calidad, cerca del 40% de los españoles consideran que debe incrementarse su financiación, porque su prioridad no es garantizar el acceso a unos buenos servicios públicos para todos los madrileños. Lo demuestra a diario con sus actos de gobierno y con sus palabras. Su prioridad es que los más ricos apenas aporten al bien común, que se escaqueen de sus obligaciones fiscales con el resto de sus conciudadanos. Tan sólo un 12,8% de los españoles opinan, como ella y como el señor Zapatero, que los ricos pagan muchos impuestos en España.

Es un insulto a la inteligencia de los ciudadanos decir que “los impuestos no deben ser confiscatorios, sino recaudatorios” cuando, como resultado de la acción de gobierno de la señora Cifuentes, las personas que tienen un patrimonio superior a los 30 millones de euros dejan de aportar a las arcas públicas una media de 600.000 euros anuales, según los datos que aporta Gestha, el sindicato de técnicos del Ministerio de Hacienda.

Los impuestos, no se olviden ni la señora Cifuentes ni algunos señores del PSOE, nos hacen libres a la mayoría de la población al garantizarnos a todos los ciudadanos, independientemente de nuestro nivel de renta, unos servicios públicos de calidad, como la educación, la sanidad, la vivienda o las pensiones, a los cuales una gran parte de la población no podría acceder si se suministraran sólo por criterios de mercado.

Amartya Sen, el economista, filósofo y premio Nobel de Economía indio, ha insistido de forma reiterada en la idea de que los individuos no son libres si no tienen unas mínimas necesidades básicas cubiertas. Los impuestos, por tanto, son imprescindibles para conseguir más libertad para más personas, según la teoría de la libertad expuesta por John Stuart Mill, incluso los de aquellos que tienen propiedades valoradas en más de treinta millones de euros, a quienes la señora Cifuentes se los perdona.

Share and Enjoy:

Loading...