Inicio Actualidad Económica Los nuevos brotes y las amenazas arancelarias revierten el sentimiento de los...

Los nuevos brotes y las amenazas arancelarias revierten el sentimiento de los mercados

De ser considerados, estas sanciones podrían llegar en septiembre. Para este momento, se espera que la OMC determine si la UE puede imponer aranceles a productos estadounidenses por valor de $11,2 mil millones en represalia a los subsidios ilegales de Estados Unidos a Boeing. Mientras estos riesgos emergen en el panorama de la Eurozona, el BCE publica hoy sus actas de la última reunión de política monetaria a inicios de junio.

El dólar comenzó a reafirmarse ayer cuando el apetito por el riesgo dio un giro violento después de un comienzo de semana relativamente benigno. No menos de siete estados, incluidos Texas, California y Arizona, informaron aumentos récord en los casos de coronavirus. Por otra parte, además de los titulares de amenazas arancelarias entre EE.UU. y la Unión Europea, las tensiones comerciales con China vuelve a aflorar. China quiere que los barcos internacionales de carne y soja firmen un documento que acredite que sus cargas cumplen con los estándares de seguridad para garantizar que no estén contaminados con el nuevo coronavirus. Este es un paso que muchos exportadores estadounidenses han resistido hasta ahora por miedo a incurrir en sanciones adicionales.

Las nuevas demandas de China podrían terminar siendo un impedimento para los envíos, retrasando aún más los $ 36.5 mil millones en compras agrícolas que la nación asiática prometió bajo la fase uno del acuerdo comercial. Hoy, el calendario de datos se centra en los oradores de la Fed, con Kaplan a las 15:30 ECT en un seminario virtual y Bostic discutiendo la economía .

El retorno del riesgo al sentimiento general de los mercados puso una nota de debilidad a la libra esterlina frente al dólar ayer, junto a todas las divisas de la cesta de monedas G10. En otro giro de noticias, el máximo negociador europeo para el Brexit, Michael Barnier, comentó ayer que el “momento de la verdad” vendrá en octubre, cuando el bloque de los 27 países se reúna para rubricar las condiciones de salida del Reino Unido. Eso permitirá que los países ratifiquen cualquier acuerdo antes de que expire el período de transición del Reino Unido a fin de año. Si bien ha habido poco progreso en las negociaciones, Barnier comentó que aún existe margen. Ambas partes no solo tienen como objetivo alcanzar un acuerdo libre de cuotas y aranceles, sino también sellar acuerdos que cubran su relación futura en áreas como la pesca y cooperación en seguridad. Si las dos partes no llegan a un acuerdo, Gran Bretaña pasaría a comerciar en los términos establecidos por la Organización Mundial del Comercio, lo que impondría notables restricciones de competitividad a las empresas británicas. Hoy la Confederación de la Industria Británica publica sus datos de ventas en junio, un punto de inflexión para que los mercados midan qué tan bien se recuperó el consumo desde la última reducción de las medidas de bloqueo.

El peso mexicano se debilitó frente al dólar en la jornada de ayer, empujando al precio de cierre a un nivel ligeramente más débil de la media móvil de 100 días por décima sesión consecutiva. El movimiento a la baja de la divisa azteca quedó en segunda posición entre sus pares de la cesta de monedas emergentes -solo superado por el real brasileño-, pero fue relativamente moderado en comparación con su operativa reciente. El peso estuvo arrastrado por la reacción de los inversores al evento sísmico que sacudió al sur y centro del país el día previo, mientras que el reporte de la evolución de casos de coronavirus en México y los nuevos brotes en EE.UU. deterioran el apetito por el riesgo. El momento más volátil de la actividad del peso en el día vino con la publicación de las cifras de inflación en la primera quincena de junio, vísperas de la reunión de Banxico hoy.

El índice general de precios de los consumidores se elevó a 3.17%, de 2,85% a finales de mayo y un pronóstico medio de 3.06%. Si bien el componente no subyacente sigue siendo el elemento de mayor presión en el alza de los precios generales especialmente el rubro de alimentos-, el rápido repunte de los precios resalta las preocupaciones de Banxico. Con un panorama económico oscuro el FMI revisó ayer la contracción del PIB mexicano a %10,5 en 2020-, las presiones inflacionarias ponen al banco central en una disyuntiva. Un escenario de “estanflación”, donde los precios domésticos se elevan a pesar del estancamiento económico, previene a Banxico de insertar mayor estímulo monetario, algo que el organismo ha alertado con anterioridad. En cambio, una postura restrictiva de la política monetaria en la actual coyuntura podría estrangular las posibilidades de crecimiento de la economía mexicana y restar atractivo a la moneda.