Los venezolanos escapan de la hiperinflación gracias a Bitcoin y… son arrestados por ello

Con una inflación galopante, muchos venezolanos no pueden permitirse bienes de primera necesidad, que muchas veces ni siquiera pueden conseguirse en el país. Es por ello por lo que, para poder comprar algo tan usual como pueden ser unos pañales, los venezolanos deben acudir a comprar por internet y pagar en divisas, con un bolívar tremendamente devaluado, y a unos precios que suponen en términos porcentuales varias decenas de un salario medio en el país (del que lo tenga).

Pero el bajo coste de la electricidad es una de las pocas ventajas económicas de las que disfrutan en el país caribeño, y por ello algunos venezolanos han vuelto sus miradas hacia Bitcoin y otras crypto-monedas como tabla de salvación de sus empobrecidas economías domésticas. Pero el gobierno venezolano parece estar poniendo coto a esta práctica, y se están sucediendo los arrestos arbitrarios entre la comunidad de crypto-mineros.

De la malograda República de Weimar a la hiperinflación de la revolución bolivariana

Los Venezolanos Escapan De La Hiperinflacion Gracias A Bitcoin Y Son Arrestados Por Ello 4

La inflación en Venezuela en 2016 ascendió a la astronómica cifra del 800%, según pueden leer en esta noticia de la CNN. Las previsiones para 2017 del FMI multiplican esa terrible cifra aún más, y sitúan la inflación en el país en el 2.200% según pueden leer en esta otra noticia. Muchos venezolanos se han visto forzados a emigrar de su país por motivos políticos, de seguridad, o simplemente de pura supervivencia económica. Como muestra de ello, ya en 2016, los venezolanos saltaron en España a la calamitosa primera posición por volumen de peticiones de asilo como informa el diario El Mundo en este enlace.

Con este negro panorama actual en el país caribeño, con aún peores augurios para el futuro más inmediato, sólo nos queda mirar un poco al pasado para poder hacer alguna comparación que tal vez arroje algo de luz y les ayude a sacar sus propias conclusiones personales. Lo cierto es que la evolución de los precios venezolana está entre las peores de la Historia económica, y que para poder ver estas astronómicas tasas de inflación casi hay que remontarse a la malograda República de Weimar (salvo por algún otro caso más reciente), que acabó imprimiendo billetes con semejante número de ceros que sólo fue comparable a la desesperación de los alemanes de aquel convulso periodo de entreguerras. Todos sabemos que el desenlace de la breve historia de la República de Weimar acabó en un desastre económico, que trajo la mortífera Segunda Guerra Mundial y asoló Europa.

Pero el deterioro de la situación en Venezuela ha hecho que la hiperinflación sea incluso un mal menor. Aunque la galopante inflación ha hecho que, por ejemplo, el precio de una Big Mac ascienda a la mágica cantidad de medio salario medio de un venezolano, eso no supone nada comparado con lo que ha venido tras los precios astronómicos. La imposibilidad de adquirir materias primas o productos, siguiendo con el ejemplo anterior como el mismo pan para las hamburguesas, ha llevado el drama socioeconómico venezolano a un nuevo estadio todavía más terrible: la carestía. Una cosa es que no se puedan pagar los bienes de primera necesidad (algo de por sí ya tremendamente grave), y otra muy distinta es que ya ni siquiera los haya.

Los venezolanos escapan de la hiperinflación gracias a Bitcoin

Los Venezolanos Escapan De La Hiperinflacion Gracias A Bitcoin Y Son Arrestados Por Ello 2

Ante esta situación, y aprovechándose de un precio de la energía todavía asequible en Venezuela, algunos venezolanos han aguzado el ingenio y han puesto sus miras en la minería Bitcoin como fuente de preciadas divisas con las que poder pagar en internet por los productos que no llegan a las estanterías de los supermercados de su país. Como pueden leer en esta noticia de The Atlantic, teniendo en cuenta el bajo coste de la energía, un venezolano puede conseguir con la minería de Bitcoins crypto-monedas por valor de 500$ mensuales. Todo un capital para el estándar nacional en estos momentos, y lo que es más importante, una forma de conseguir vitales divisas, y de soslayar la contínua devaluación del bolívar frente a otras monedas para poder comprar en comercios online de otros países.

Como pueden leer en el artículo anterior, Bitcoin incluso se ha vuelto una divisa de uso común en el país para aquellos que no son mineros, y ni tan siquiera tienen un equipo con el que resuelven la ecuación matemática de Bitcoin y acuñan nuevas unidades de esta crypto-divisa. El común de los ciudadanos ha visto en Bitcoin, no ya una manera de conseguir ingresos extra para sus maltrechas economías familiares, sino que Bitcoin se ha vuelto en la única salida de muchos venezolanos para poder huir de la hiperinflación. Con sus exiguos ahorros e ingresos mensuales cambiados a Bitcoins, al menos los venezolanos se garantizan que sus haberes no van a seguir devaluándose minuto a minuto de forma tan importante, y que no sólo Bitcoin es una divisa refugio, sino que además se revaloriza día a día, aunque ya les hablamos también de los riesgos de que podamos estar asisitiendo a una burbuja en Bitcoin y otras crypto-divisas en este análisis.

Pero a las autoridades venezolanas no parece gustarles la idea…

Los Venezolanos Escapan De La Hiperinflacion Gracias A Bitcoin Y Son Arrestados Por Ello 3

Pero lo cierto es que los últimos movimientos de las autoridades, y más concretamente de los cuerpos de seguridad venezolanos parecen dirigirse hacia el objetivo de impedir a los mineros venezolanos poder seguir con su actividad de supervivencia. El régimen de Nicolás Maduro parece haber encontrado un nuevo enemigo público en los mineros de Bitcoins, y a modo de cabeza de turco, se suceden las detenciones por todo el país.

Ante el vacío legal que supone la falta de legislación en Venezuela sobre crypto-activos, la policía está realizando arrestos indiscriminados entre la comunidad de mineros de Bitcoin, y acusándoles con cargos arbitrarios. En algunos casos, los cargos coinciden en ser por robo de energía y contrabando, pero por mucho que las autoridades se escuden en ellos, no suponen ni mucho menos cargos como consecuencia de una legislación formalmente establecida, sino más bien improvisada, arbitaria, y de libre interpretación. Ante este desarrollo de los acontecimientos, algunos mineros venezolanos están dejando de sus actividades en el mundo Bitcoin, mientras que otros, que no han querido renunciar a la crypto-divisa, se han visto empujados al mundo underground.

Algunas estrategias de los que no renuncian a su actividad minera, pasa por dedicarse a otra crypto-divisa: los Ethers de la red blockchain de Ethereum, sobre la que ya les hemos hablado en alguna otra ocasión como en este análisis sobre la seguridad de sus contratos inteligentes, o también en este artículo de Xataka. Y lógicamente se estarán ustedes preguntando, ¿Y por qué hacer minería de Ethers no está perseguido en Venezuela y la de Bitcoins sí? Bueno, la verdad no es que la minería de Ethers no esté perseguida. También lo está. Lo que ocurre simplemente es que el equipo necesario para hacer minería de Ethers es un simple PC con una tarjeta de vídeo GPU potente, que primeramente resulta más barato que su equivalente para hacer minería de Bitcoins (con lo que la rentabilidad es mayor), pero que además puede pasar desapercibido en los registros a la vista de la policía, puesto que es un literalmente PC normal.

Pero realmente… ¿Por qué las autoridades venezolanas pueden estar persiguiendo a los mineros de Bitcoins?

Los Venezolanos Escapan De La Hiperinflacion Gracias A Bitcoin Y Son Arrestados Por Ello 5

Tratemos de ver este tema desde un prisma socioeconómico más amplio y con mayor perspectiva. Para ello debemos preguntarnos ¿Cuál puede ser la razón verdadera por la que un régimen como el venezolano está arrestando arbitrariamente a mineros de Bitcoin? No parece que la causa de los arrestos sea la sobrecarga de la red eléctrica que puede suponer la minería de Bitcoins: realmente supone poco impacto, pues ni hay tantos Bitcoin miners, ni el consumo de una fuente de alimentación de una torre supone tanto ni aun que esté funcionando 24 horas al día. Y para el que afirme lo contrario, permítame recordarle que la minería de Ethers es sensiblemente menos intensiva en recursos tanto físicos como energéticos, y está igualmente perseguida por las autoridades.

Otra demostración de que el impacto energético no es el verdadero motivo es que seguro que hace un lustro, cuando todavía las redes de telecomunicaciones no soportaban el caudal demandado por el streaming, había de forma concurrente mucha más gente con sus PCs encendidos 24 horas descargando películas con eMule, que Bitcoin o Ethers miners hoy por hoy. Y aún hoy seguro que seguirá habiendo innumerables venezolanos descargando, y ni entonces ni ahora arrestan de forma generalizada a los usuarios que se descargan películas gratis de internet.

Tampoco la diferencia de consumo de un PC estándar y uno de un crypto-minero con una tarjeta GPU, para resolver la ecuación matemática que genera nuevos Bitcoins o Ethers, parece que sea como para suponer un problema a la infraestructura eléctrica, y menos para ir a la cárcel. De hecho, los jugadores de videojuegos también tienen potentes equipos con GPUs encendidos muchas horas al día, y tampoco estos “gamers” son perseguidos por robo de energía.

Realmente desde la perspectiva puramente económica no se alcanza a comprender en qué perjudica al país tener a crypto-mineros sacando dinero de la nada para comprar productos de primera necesidad: en todo caso, se podría pensar que incluso se fomenta el consumo nacional a un coste prácticamente cero. La única razón que nos queda delante de nosotros en esta ronda de reconocimiento para identificar la causa de la persecución policial, a todas luces, apunta a ser de naturaleza, no ya socioeconómica, sino incluso meramente política.

Lo cierto es que a veces parece que, en algunos países, lo que es delito es tener (un mínimo) de dinero más que el común de los mortales, y cometer la tremenda osadía de tratar de progresar por uno mismo. Y ahí está el estado-rodillo para castigar al sacrílego, no vaya a ser que demuestre que no está vendido todo el pescado, y que hay vida económica aparte de la que rige férreamente papá estado. Hay lugares donde parece que simplemente aspirar a tener una vida mejor se considera un crimen imperdonable, y los Bitcoin-miners venezolanos pueden estar sufriéndolo en primera persona.

Imágenes | Pixabay PublicDomainPhotography | Pixabay geralt | Pixabay geralt | Pixabay geralt | Pixabay Alexas_Fotos

Loading...