Inicio Actualidad Económica No, 2024 no será tampoco el año de la bajada de los...

No, 2024 no será tampoco el año de la bajada de los precios de la vivienda

Las voces más pesimistas auguraban un gran batacazo del sector inmobiliario en 2023, con descalabro tanto de ventas como de precios. Ingredientes no faltaban para ello: agotamiento del ahorro, inflación persistente, un conflicto armado enquistado, subidas de los tipos… Pero aunque el enfriamiento ha llegado a las ventas y a las hipotecas -aunque ni lo uno ni lo otro se han derrumbado y acabarán el año con muy buenos datos-, el gran ajuste en los precios no se ha producido. La demanda se ha mantenido fuerte porque el empleo resiste y la oferta no ha alcanzado, en muchos casos, para cubrirla. Una situación que, en líneas generales, el consenso de mercado del sector consultado por LA RAZÓN, cree que se mantendrá en 2024.

Pelayo Barroso, director nacional de Savills Research

«La tendencia en los precios de obra nueva seguirá siendo creciente dada la escasa oferta. Pensamos que crecerán cerca del 5% a lo largo del año 2024. En el caso del mercado de segunda mano, la situación es muy heterogénea. En general, los precios tenderán a mantenerse estables o a caer ligeramente (3%-7%) en zonas en las que el producto es más abundante y la demanda tiene menor acceso al mercado hipotecario».

Ernesto Ferrer-Bonsoms, director de negocio de Solvia

«Pese a la inestabilidad económica actual, marcada por una inflación persistente y unos elevados tipos de interés, creemos que 2024 seguirá siendo un año dinámico en el número de transacciones inmobiliarias, continuando así en la senda de estabilización del sector iniciada este año. Así, se producirá una reducción en el número de transacciones de entre el 5% y el 8% respecto a 2023, como consecuencia de esa subida de tipos de interés y la falta de oferta, pero manteniendo un volumen muy positivo en términos globales. Sin embargo, esta reducción en el número de transacciones no verá su reflejo en los precios ante esa falta de oferta, ya que seguirán manteniéndose estables con avances similares a los que ya proyectamos para 2023, de entre el 1,5% y el 2,5%».

Miguel Ángel Gómez Huecas, presidente de Fadei

La patronal de las inmobiliarias asegura que en algunas zonas los precios están demasiados altos y deberían bajar, al menos, un 10%. Sin embargo, espera que el precio medio suba hasta un 3%, lo que generará más dificultades para una parte de la población a la hora de comprar vivienda en algunas zonas. «Las entidades bancarias están concediendo hipotecas por el 80% del valor de la vivienda, cantidades que son insuficientes para la mayoría de los posibles compradores», según ha lamentado esta mism semana su presidente, Miguel Ángel Gómez Huecas.

Ferrán Font, jefe de Estudios de Pisos.com

Este portal estima que la curva ascendente será menos pronunciada, con un repunte del 1%-2%. «Las bajadas significativas no van a llegar, y más con el recorrido al alza de los tipos estancado», argumenta Font. La estabilidad de los mercados de primera línea, añade, se contrapone al posible declive en otras localizaciones secundarias: «La tendencia de la demanda hacia la concentración urbana mantendrá el pulso en las principales capitales, donde solo las viviendas que den de lado a la rehabilitación podrían ajustarse», estima.

Idealista

El portal considera en sus últimas previsiones que «con una demanda activa, un creciente número de hogares y una oferta menguante, las tensiones sobre los precios seguirán aumentando en 2024 en los mercados más dinámicos, mientras que en el resto es posible que asistamos a una estabilización o a ligeras caídas».

María Matos, jefa de Estudios y portavoz de Fotocasa

«Hay que tener en cuenta que nuestro mercado es muy heterogéneo, pero a partir del primer trimestre de 2024 podríamos comenzar a ver fluctuaciones a la baja en algunas comunidades con menor demanda y menos atracción turística, debido a la comparativa interanual de altas variaciones presentadas en 2023, pero habrá que poner en contexto que no serán bajadas de precio como tal, ya que tras las subidas anómalas, el precio simplemente estará retornando al lugar de partida. No creemos que las bajadas sean significativas».

Teresa Mazo, CEO de Elix

«Las perspectivas apuntan a que los precios se mantendrán en los niveles actuales ya que la demanda sigue sin estar cubierta por una oferta todavía escasa. A pesar de ello, sí que creemos que podríamos encontrarnos ante el preámbulo de una ralentización de los precios que, tarde o temprano, acabarán ajustándose».

Cristina Arias, directora del Servicio de Estudios de Tinsa

«En el corto plazo, los indicadores agregados hasta la fecha continúan apuntando hacia un restablecimiento gradual de los niveles medios (y saludables) de demanda residencial tras el periodo de máximos que supuso 2022 y una tendencia hacia la estabilización de los precios. Esta evolución se apoya en la resistencia del empleo y en el restablecimiento del poder adquisitivo de los hogares a medida que se modera la inflación».

Héctor Serrat, CEO Vía Célere

«Pese a los frenos existentes a las posibles compras de vivienda, como las subidas de los tipos, el desequilibrio entre oferta y demanda va a mantenerse como un factor diferencial a la hora de determinar el precio. Por este motivo, esperamos que los precios se mantengan estables en la mayoría del país, incluso con ligeros incrementos en las principales urbes, como Madrid, Valencia, Sevilla o Málaga, impulsados por la escasa oferta en los mismos.

Sociedad de Tasación

«Se prevé una tendencia generalizada hacia la estabilización, con incrementos en precios cada vez más moderados. Al igual que la actividad inmobiliaria, se prevén diferencias por segmentos. En el caso de la vivienda usada son esperables mayores negociaciones en precios, con algunes ajustes a la baja, salvo productos de calidad; la vivienda nueva resistirá mejor por la relativa escasez de producto terminado y una demanda sostenida».

Juan Moreno, analista del sector inmobiliario de Bankinter

«Los precios deberían tender a estancarse e incluso podrían caer ligeramente (estimamos -2%). Si bien, de producirse dicha corrección será coyuntural por el entorno de tipos elevados. A partir de 2025 deberían volver a la senda del crecimiento (+1% estimado), con el euríbor moderándose y apoyado en sólidos fundamentales: ratios de accesibilidad en medias históricas, oferta y demanda equilibradas y financiación hipotecaria más prudente».

Asprima

«La tendencia de los precios de la vivienda nueva para el 2024 no tendrá grandes variaciones y se ajustará a la subida del IPC, sobre todo en las grandes ciudades, debido, por un lado, a la falta de oferta y, por otro, a que el empleo está mostrando una gran fortaleza».

Sandra Daza, directora general de Gesvalt

«Todo parece indicar que en 2024 se producirá un ajuste generalizado del precio de la vivienda, aunque todavía no se ha apreciado, quizá debido a una cierta reticencia a reconocer la ralentización de la demanda por parte de los vendedores. Pero este ajuste no será igual en toda España, estará centrado en aquellas ciudades donde el mercado residencial esté menos tensionado. De igual forma, será necesario valorar cómo puede evolucionar la actividad inversora, puesto que la subida de los tipos de interés podría reducir los márgenes y, con ello, reducir también la demanda de los activos residenciales. En conjunto, esperamos un descenso del precio de la vivienda, que será leve a nivel general y desigual. De hecho, podríamos observar ciudades como Madrid, Málaga o Sevilla donde no se produzcan descensos, aunque sí una estabilización de los mismos».

donpiso

El precio medio de la vivienda bajará un 5% en 2024, debido, principalmente, a la caída «acusada» de la demanda para la compra de viviendas que se registrará en la primera mitad del año, según las previsiones de esta inmobiliaria.