Nueva regulación del BCE para impedir colapsos como el del Popular, toda la información

El Banco Central Europeo necesita conseguir nuevas funciones para poder congelar de forma temporal los pagos en las entidades bancarias en las que se vea indicios de bancarrota, con lo que tendría una salida de liquidez potencialmente catastrófico.

El BCE es el responsable de supervisar a las mayores entidades bancarias de la euro zona. Ha sido puesto a prueba en los últimos meses cuando varias entidades bancarias se declararon en bancarrota de forma rápida, incluyendo al Banco Popular, que se colapsó cuando la liquidez se le acabó en pocos días.

Nos podemos preguntar: ¿Qué herramienta podría evitar un deterioro rápido de las entidades bancarias? ¿Ha ayudado la crisis del Banco Popular para que el BCE y la Comisión Europea reflexionen?

Las moratorias podrían evitar un deterioro rápida de las entidades bancarias

La introducción de la responsabilidad de poder realizar moratorias para las autoridades es necesario para poder reaccionar con una mayor flexibilidad si la situación lo requiere y para la entidad bancaria no se deteriore tan rápidamente.

Dada la evolución tan rápida de las crisis de liquidez, podría ser necesaria una herramienta de moratoria para poder asegurar que hay un tiempo adecuada para tener un posible solución que sea creíble para los mercados, inversores…

Grecia o Alemania permiten congelar a las entidades financieras por este tipo de hechos, pero en España todavía no se permite y el BCE que establecer unas reglas uniformes para todos los países de la Unión Europea.

A los supervisores les preocupa que cuando la entidad bancaria está cerca del colapse, pero aún no está considerado legalmente en bancarrota, no cuentan con una herramienta para intervenir e impedir este colapso.

Una herramienta como la moratoria podría mantener cierta liquidez, lo que podría permitir a las autoridades guiar a la entidad bancaria en una resolución ordenada o un posible rescate. A finales del 2016, la Comisión Europea propuso dar a los supervisores la autoridad para suspender algunas retiradas de los depósitos bancarios y pagos de obligaciones en circunstancias excepcionales.

La crisis del Banco Popular ayuda a reflexionar sobre dar más herramientas

La crisis que se llevó por delante al Banco Popular va a servir para que los responsables de supervisar y regular el sector bancaria saquen algunas conclusiones interesantes. Una de las principales conclusiones es que en el caso de una crisis de liquidez y fuga de depósitos son necesarias más herramientas de las que hasta ahora tiene disponibles la Unión Bancaria.

El Mecanismo Único de Supervisión ha reconocido que sería conveniente dar nuevas herramientas a las autoridades supervisoras y de regulación con el fin de tener mayor tiempo de reacción con una mayor flexibilidad.

El Mecanismo Único de Supervisión están estudiando la posibilidad de crear nuevas herramientas de pre-solución, como es la moratoria que limitara a los grandes movimientos de liquidez durante un tiempo determinado mientas las autoridades deciden la mejor solución para una determinada entidad bancaria.

EL BCE está trabajando en un dictamen legal para establecer la conveniencia de la moratoria

El Banco Central Europeo (BCE) está trabajando en un dictamen legal en que aborda la conveniencia de una moratoria de resolución, así como la forma de ponerla en la práctica.

Aunque todavía no se ha fijado la fecha concreta en que este documento se mostrará, la idea es que en los próximos meses se pueda contar con el mismo para decidir qué cambios legales son necesarios en la directiva europea y en el conjunto de normativas de resolución bancaria de los países miembros.

Tras la crisis del Banco Popular ha quedado claro que había una serie de vacíos normativos y en el sistema de resolución. Claramente no será necesaria una reforma en profundidad de las directivas europeas, ya que algunos ajustes se puede realizar en las herramientas de resolución de los países miembros de la Unión Europea.

Existen diferentes escenarios para la aplicación de la moratoria

La propuesta de la moratoria es que llegue a conseguir que permita a las autoridades europeas poder congelar los activos de una entidad bancaria que éste sufriendo una fuga de depósitos o una crisis de liquidez.

Malta, hace ya tiempo, dispone en su normativa nacional con este tipo de herramienta legal para imponer restricciones temporales a las salidas de capitales de una determinada entidad bancaria con problemas.

La Comisión Europea quiere llevar a cabo los cambios para contar con unas herramientas de moratoria que de forma amplia se podrían definir como los poderes para suspender pagos y limita obligaciones temporalmente y/o prohibir temporalmente la contratación de nuevas obligaciones.

Los legisladores europeos que tendrán dentro de unos meses con la opinión del BCE prevén ya escenarios en los que serían necesarios estas nuevas funciones de moratoria:

  • Para estabilizar la liquidez de una entidad.
  • Para garantizar los fondos en una fase de pre-resolución,
  • Para restablecer los niveles de capital de un banco
  • Para prevenir un posible aumento descontrolado de la financiación garantizada.

En El Blog Salmón | El Banco Popular se vende por un euro al Santander, los accionistas pierden todo su dinero

Imagen | Flickr

Loading...