Inicio Actualidad Económica Pausa regulatoria en Bruselas

Pausa regulatoria en Bruselas

¿Qué hay detrás de las tractoradas en España? Es una pregunta que me han formulado en múltiples ocasiones amigos y conocidos. Lo he intentado explicar con un ejemplo: se trata de un vaso que se ha ido llenando poco a poco en los últimos años con normas alejadas de las realidad que han parido en Bruselas; en algunos casos, como el de España, esas reglas, que daban prioridad a lo medioambiental en lugar de a lo productivo, se han complicado todavía más, exigiendo, por ejemplo, en 2024 la aplicación del cuaderno de explotación, lo que supone aumentar la carga burocrática. Finalmente, en algunos países el vaso se ha desbordado por problemas nacionales y comenzaron las protestas, con efecto contagio. Y así hemos llegado a la situación actual. A todo lo anterior hay que sumar la proximidad de las elecciones al Parlamento Europeo, la posibilidad de hacer una o dos listas agrarias-rurales en España y la llamada “pausa regulatoria” que se ha impuesto en Bruselas.

La semana pasada tuvimos varios ejemplos de esa “pausa regulatoria”. La presidenta de la Comisión Europea anunció que retira la propuesta que se había presentado sobre el uso sostenible de los productos fitosanitarios y que presentará una nueva; pero eso ya quedará para la próxima Comisión Europea que salga de las elecciones al Parlamento Europeo de junio. El texto había sido rechazado por los eurodiputados y en él se incluía, entre otras medidas, una reducción de los fitosanitarios del 50% en el horizonte de 2030. Ursula von der Leyen añadió que se pondrá encima de la mesa un nuevo texto cuando concluya el ejercicio de diálogo estratégico sobre el futuro de la agricultura que acaba de arrancar. Por otro lado, no se han fijado objetivos precisos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero para el sector agrario en el objetivo climático de la UE para 2040; vamos, que se deja fuera al campo, por lo menos en teoría. Finalmente, el Parlamento Europeo ha dado su visto bueno a una cierta liberalización en el uso de plantas obtenidas mediante nuevas técnicas de selección genómica. He ahí tres ejemplos de la “pausa regulatoria”.