Poco impacto de las tensiones soberanistas en Cataluña

Un crecimiento muy por encima de la media europea y superior al de las cuatro mayores economías de la UE. El PIB de Alemania, Francia, Italia y Reino Unido no alcanzaron la media del 2,2% de la zona euro.

En el resultado final del tercer trimestre se podrá contrastar el posible impacto del proceso soberanista de la Generalitat y de los atentados de Barcelona y Cambrils. Hay que tener en cuenta que España va a encadenar tres años creciendo por encima del 3%, un ritmo difícil de mantener. A pesar de la inestabilidad política, el PIB catalán crece más que en el resto de España, las previsiones indican un incremento anualizado de entre el 3,5% y el 4%.

La agencia de calificación Moody´s, en un análisis hecho público el pasado 11 de septiembre, recogió que Cataluña seguirá dentro de España, además añadió que de lo contrario se debilitaría la fortaleza del crecimiento español, ya que Cataluña representa el 19% del PIB nacional y en torno al 30% de las exportaciones.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, dijo el pasado lunes que, según sus previsiones, la independencia de Cataluña provocaría una caída de entre el 25% y el 30% en el PIB catalán. Aseguró que el paro se duplicaría, que las entidades bancarias abandonarían la región porque quedaría fuera de la UE y que el 75% de su producción se vería sometida a aranceles. Son estimaciones orientativas e intimidatorias, ya que el impacto y las consecuencias no se pueden cuantificar en este momento.

La prima de riesgo tampoco registra movimientos que reflejen las incesantes tensiones entre el Gobierno español y los independentistas catalanes. La diferencia entre la rentabilidad exigida al bono español a 10 años y al bund alemán está en 114 puntos básicos, lejos de máximos anuales de marzo marcados en 157 y muy por debajo de los 502 de Grecia.

El Ibex 35 no muestra grandes divergencias respecto al resto de selectivos europeos, que cotizan bajo la presión de la fortaleza del euro y se enfrentan a la incertidumbre añadida de las elecciones en Alemania. Mientras los índices de Wall Street que no paran de marcar nuevos récords. Ayer, martes, los tres principales índices estadounidenses cerraron de nuevo en máximos históricos. Las principales bolsas europeas, sin embargo, cotizan lejos de sus máximos anuales.

Desde principios de año a cierre de este martes, el Ibex 35 se ha revalorizado un 11%, le sigue el DAX alemán con un avance del 9,41%, el CAC 40 de Francia sube el 7,72%, el Euro Stoxx 50 mejora un 7,31% y el FTSE de Londres un 2,23%. El selectivo que registra el mejor comportamiento entre las cinco mayores economías europeas es el FTSE MIB de Italia con una revalorización del 16,59%.

En el gráfico diario del Ibex 35 observamos que la tendencia del Ibex es bajista desde principios de mayo, recientemente puso a prueba su media móvil de 200 sesiones y funcionó como sólido soporte.

Durante el último mes la tendencia se ha tornado lateral y se mantiene cotizando en un rango comprendido entre 10.400 y los 10.100 puntos. Desde el punto de vista técnico no va ocurrir nada relevante mientras cotice entre estos niveles. La resistencia de los 10.400 está funcionando como clavicular de una posible formación de cambio de tendencia en forma de hombro-cabeza-hombro invertido, que se confirmará con cierres por encima de esta zona.

Por la parte baja deberemos vigilar el soporte ubicado en 10.100 puntos, si acabase perforando este nivel, se situaría por debajo de la media de 200 días, marcaría un nuevo mínimo decreciente que confirmaría la tendencia bajista vigente desde mayo y podría llevarle a corregir un nuevo tramo.

Loading...