¿Por qué es más difícil conseguir hipotecas 100?

¿Existen las hipotecas 100?

Sí, las hipotecas 100 % de financiación para la adquisición de una vivienda existen. Antes de la crisis, este tipo de préstamos llegaron a representar hasta un 18 % sobre el total de créditos para compra de inmuebles, aunque la crisis ha hecho que los bancos recelen bastante a la hora de conceder la financiación total, entre otras cosas porque estos créditos han llegado a tener en 2015 una tasa de morosidad del 29 %, frente al 3,4 % de los préstamos hipotecarios por debajo del 80 %.

En la actualidad, la mejor manera que podemos tener de conseguir una hipoteca 100 % es, por una parte, gozar de unas condiciones de liquidez tan evidentes que no supongamos ningún riesgo de impago para la entidad.

Por otra parte, las entidades aún tienen un parque de pisos embargados suficientemente importante como para poder mejorar las condiciones de las hipotecas (como por ejemplo, aumentando el límite de financiación). Si decidimos comprar un piso de banco, nuestras posibilidades de conseguir una hipoteca al 100 % serán mayores.

Titulización de hipotecas

Más allá de la recomendación del Banco de España a las entidades de no conceder hipotecas por encima del 80 %, una de las razones principales por las que el consumidor tiene dificultades para acceder a estos préstamos es el hecho de que estas no pueden ser titulizadas a posteriori.

Cuando un consumidor contrata una hipoteca, los bancos pueden vender este título de deuda a un tercero. Sin embargo, en virtud del Real Decreto 716/2009 de 24 de abril por el que se desarrollan determinados aspectos de la Ley 2/1981, cuando se sobrepasa el 80 % este tipo de activo no puede ser comercializado.

Esto se traduce en que el banco no puede hacer nada más con nuestra hipoteca 100 % que esperar a que terminemos de pagarla.

¿Qué características especiales tienen estas hipotecas?

A pesar de que pueden parecer otro tipo de préstamo diferente, en esencia estas hipotecas funcionan exactamente igual que las que sólo llegan hasta el 80 %. Esto significa que para poder conseguir una, tendremos que cumplir (más aún si cabe), con las condiciones habituales para acceder a una hipoteca:

  • Disponer de un trabajo fijo que pueda asegurarnos ingresos recurrentes para toda la vida del préstamo.
  • Ingresos mensuales de, al menos, 2.000 euros entre todos los titulares del préstamo.
  • No figurar en ficheros de morosos (ASNEF, RAI…).

Si tuviéramos que nombrar alguna característica más particular para definir a estos préstamos podríamos citar que dado que se trata de un producto que facilita el acceso al crédito para el consumidor, puesto que este puede acceder a una vivienda con ahorros mínimos, únicamente pagando los gastos (o directamente sin ahorros ninguno, como en las hipotecas 100 más gastos), estas pueden presentar tipos de interés mayores que las habituales.

Loading...