Inicio Actualidad Económica Puente admite que las prácticas de contratación del «caso Koldo» no fueron...

Puente admite que las prácticas de contratación del «caso Koldo» no fueron las más pulcras y que será difícil averiguar si hubo «mordidas»

Óscar Puente ha puesto en marcha toda la maquinaria del Ministerio de Transportes para determinar si hubo personas como Koldo García, antiguo colaborador de José Luis Ábalos cuando estaba el frente del ministerio, que se lucraron de forma indebida con la compra de mascarillas durante los momentos más complicados de la pandemia. No obstante, el ministro de Transportes considera que no va a ser fácil alcanzar su objetivo de determinar «mordidas», cobros ilegales por intermediar en la compra del material.

Puente ha asegurado que ha ordenado una auditoría en profundidad y sin límites sobre los contratos de suministro de mascarillas ordenadas en marzo de 2020 por Adif y Puertos del Estado sobre los que penden sospechas.

Puente ha explicado que la auditoría será dirigida por la Inspección General de Servicios «que tiene neutralidad e independencia en este asunto, puesto que está formada por funcionarios de carrera que no son parte del Gobierno». La Inspección, ha detallado, podrá requerir la documentación que precise y hacer todas las entrevistas que considere necesarias.

El ministro ha querido dejar claro que detectar posibles «mordidas», y no otro, va a ser el principal objetivo de la comisión. En este sentido, ha explicado que aunque los contratos podían estar bien a pesar de haber sido realizados por el procedimiento de urgencia, que tiene controles más laxos, eso no excluye que haya gente que cobrase «mordidas». «Las prácticas contractuales no fueron las más pulcras. Pero lo relevante es si alguien se llevó dinero por venderle comisiones a la administraciones», ha añadido.

A este respecto, Puente ha explicado que tanto el Tribunal de Cuentas como la Intervención General del Estado (IGAE) auditaron en su día los contratos en cuestión y que no encontraron irregularidades lo que no excluye la cuestión del cobro de comisiones ilegales. El Tribunal de Cuentas determinó no sólo que Adif y Puertos del Estado compraron las mascarillas más baratas sino también que el reparto se realizó siguiendo las instrucciones de la Subsecretaría del ministerio, de la que partió la orden de compra, y que llegaron en su totalidad y se repartieron correctamente entre el personal.

Respecto a Ábalos y su posible implicación en el asunto, Puente ha deseado que no le salpique, pero también ha explicado que tiene una responsabilidad política por no haber vigilado de forma correcta las prácticas de Koldo García y, por ello, debería haber dejado su acta de diputado. El ministro ha afirmado que «para él [Ábalos], lo importante es no acabar su trayectoria como un corrupto. Y nadie en el PSOE le acusa de corrupción. Es más, mi sensación es que tendría que ver que Ábalos ha metido la mano. Pero no es eso lo que se dirime. Hablamos de responsabilidad política».