Inicio Actualidad Económica Quantum Capital: «España es como el Sillicon Valley del agroalimentario y por...

Quantum Capital: «España es como el Sillicon Valley del agroalimentario y por eso analizamos inversiones en el sector»

Quantum Capital tiene en muy alta estima a España. A pesar de su origen alemán, para este fondo de «private equity» la Península Ibérica es su segundo mayor mercado, pese a tener presencia en otros tan importantes como Reino Unido o Francia. Aquí, como explica Yaukuma Armbruster, su responsable para la región, ha realizado ya nueve operaciones, incluidas siete ventas de compañías que han transformado. Porque a eso, a dar una nueva vida a compañías en apuros o que han dejado de ser estratégicas para grandes multinacionales, es a lo que se aplica Quantum. Hasta ahora, según defienden, con bastante éxito, sobre todo en España. «Aquí hicimos nuestra primera venta. Una firma de cláxones para vehículos que pertenecía a Bosch y que luego revendimos», explica Armbruster, que asegura que en España tienen «buen nombre y experiencia, con un buen “track récord”». Ahora mismo, de hecho, están inmersos en la transformación de Papresa, una papelera a la que están reorientando hacia el negocio del papel de embalar desde el de periódico. Y buscan más.

Armbruster asegura que, aunque son «agnósticos» a nivel de sector, consideran que en España hay uno que consideran muy atractivo, el agroalimentario. «Es un sector muy potente en el que España es como un Sillicon Valley, con compañías muy competitivas y que tienen mucho «know how», explica el directivo. «Creo que van a surgir oportunidades en este negocio y estamos estudiando oportunidades», asegura.

Aunque no es el único. A Quantum también le seducen otros como el de la automoción -aunque, como dice Armbruster, «es más arriesgado porque no sabes si te vas a quedar en el lado correcto de la tecnología»- o el metalúrgico, en el que han cerrado la última operación en Italia.

Energía

Pese a la fijación de una parte del Gobierno por el empresariado español, en Qantum consideran que, en general, a ellos no les han dificultado las cosas. Se las ponen más difíciles cuestiones como el precio de la energía, que, en su opinión, constituye una importante desventaja para Europa. Armbruster, con todo, cree que España puede ser «la Arabia Saudí de Europa por el sol y el viento y crear una infraestructura de energía solar y eólica muy potente que la haría muy competitiva».

Con o sin esta ventaja, Quantum seguirá con sus inversiones, que considera ayudan al sector industrial de forma importante porque «salvamos compañías que, de otro modo, se irían a la quiebra. Salvamos muchos puestos de trabajo. Somos útiles en todo el mundo porque ayudamos a que industrias que están abocadas al cierre no cierren», concluye.