¿Qué se debe tener en cuenta antes de elegir una hipoteca?

  1. Importe. No hay que dejarse seducir por las hipotecas que ofrecen unas cuotas mínimas si ello conlleva que el plazo de pago se alargue innecesariamente. Algo que nunca hay que olvidar es que, cuanto más tiempo se tenga este contrato, más se acabará pagando por él. Así pues, lo conveniente es echar cuentas antes y valorar los ingresos y los gastos con los que se cuenta todos los meses y ver qué pago se podría destinar a la vivienda.
  2. Cuota. Como norma general se aconseja que no se destine más de un tercio de los ingresos con los que cuenta la unidad familiar para pagar una hipoteca. Es decir, en relación con el punto anterior, no pasarse ni por lo bajo ni por lo alto sino tratar de ajustarse lo máximo posible, incluso contar con un colchón con el que poder amortizar algún que otro imprevisto.
  3. Tipo de interés. Hace referencia al precio que habrá que pagarse para poder conseguir el préstamo por parte del banco. Éste puede ser fijo, variable o mixto. En el fijo se paga siempre la misma cantidad y en el variable depende de cómo oscile el mercado y, en concreto, el euribor que suele ser el índice de referencia para este tipo de operaciones. Hasta hace poco éste había caído hasta mínimos históricos, pero se prevé que su ascenso ahora, aunque moderado, no tenga freno. Dependerá del riesgo que se quiera asumir porque, como es lógico, si el índice es favorable se pagará menos que con una cuota fija, pero a la inversa puede suponer un problema.
  4. Amortización anticipada. En el caso en el que se cuente con un ingreso de dinero extra y se quiera pagar por adelantado al banco hay que tener en cuenta que, si bien es posible, esto suele llevar asociado una serie de cláusulas, como puede ser la compensación por desistimiento. Aun así, conviene echarle un vistazo porque a largo plazo puede resultar ser más rentable.
  5. Contrato. La información es clave y por este motivo conviene que, antes de firman nada, se lea con atención el contrato porque en él pueden figurar determinadas cláusulas o especificaciones con las que no estar de acuerdo. En caso de duda, siempre es mejor retrasar la firma y aclarar todo.
Loading...