Quitar las licencias VTC costaría 3.800 millones

6

Unauto, la patronal del sector de los vehículos de transporte con conductor (VTC) con mayor representación de España, pidió ayer al Gobierno que “deje de engañar” a las comunidades autónomas con el traspaso de la gestión de las licencias. La asociación considera que el Ejecutivo de Pedro Sánchez está ocultando a las regiones que serán las responsables de indemnizar económicamente a los afectados por la posible expropiación de autorizaciones VTC si se aprueba el real decreto ley. Reclamó, además, más honestidad con las autonomías después de no haber contado con ellas para la elaboración de la nueva normativa.

La posible expropiación de las licencias VTC podría llegar a costar unos 3.800 millones de euros, según un estudio de la consultora EY, que se repartirían entre las regiones en función del número de autorizaciones que tengan. Sin embargo, desde el Gobierno explican que no tendrán que hacer frente a ninguna indemnización porque el plazo de cuatro años que establece la nueva normativa -que pueden ampliarse dos años más- ya es una compensación. En ese caso, la compensación no sería económica, sino de tiempo. Para el Ejecutivo, las licencias no se suprimen ni se expropian, sino que cambian sus condiciones, de forma que, cuando pasen esos cuatro años, podrán seguir prestando servicios interurbanos o solicitar una licencia para trayectos urbanos, según informa Europa Press.

El sector de los VTC sigue insistiendo en la necesidad de diálogo para llegar a un acuerdo con el que “mejorar la movilidad en las ciudades, dar más opciones de elegir a los usuarios y reducir el uso del vehículo privado”, según aseguró el presidente de Unauto, Eduardo Martín, quien mostró su preocupación por los más de 15.000 trabajadores que “podrían verse en la calle” y por los más de seis millones de usuarios de VTC, “a quienes se les estaría coartando su derecho a elegir un tipo de movilidad alternativo”.

No obstante, este servicio es más caro desde este mismo viernes. La plataforma Cabify actualizó sus tarifas y aplicará una “tasa por servicio” del 4% del precio final de cada trayecto. El servicio se encarecerá de media 0,28 euros. Esta subida corresponde al “compromiso de combinar precios competitivos con una continua mejora del servicio a los usuarios y su comunidad de conductores” que afirma tener la compañía.