Radiografía de las hipotecas con un diferencial del 0,99 %: ¿tienen ‘trampa’?

22

Más caras durante el primer año

Según el comparador, lo primero que hay que consultar es el fijo inicial (o TINI) que se aplicará el primer año. En muchos casos, este es más alto que el diferencial posterior, por lo que las cuotas que se pagan durante los primeros meses son notablemente más caras. De este modo, los bancos se aseguran de percibir unos mayores ingresos al inicio de la operación y, de paso, dejan que pase algo de tiempo por si se produce una subida del euríbor.

Por ejemplo, la Hipoteca Ahora de Liberbank tiene un interés de euríbor más 0,99 %, pero el fijo inicial que se aplica durante los primeros 18 meses es del 1,95, por lo que las cuotas a pagar en ese período son mucho más caras que las siguientes. Otras entidades, sin embargo, optan por aplicar un TINI igual que el diferencial posterior. Es el caso de Banco Santander, cuya Hipoteca Variable a euríbor más 0,99 % tiene un interés inicial del 0,99 % el primer año.

En cambio, es mucho más difícil encontrar a bancos que no apliquen un fijo durante los primeros meses de vigencia del contrato. De hecho, actualmente solo existe una entidad que ofrezca una hipoteca variable con un diferencial de menos del 1 % y sin TINI: Openbank. Su Hipoteca Open tiene un interés de euríbor más 0,99 % que se aplica desde el momento de la firma.

Suelen incluir una comisión de apertura

Tampoco es fácil dar con una entidad que no cobre comisiones de apertura. La mayoría de las hipotecas con un diferencial del 0,99 % o inferior incorpora esta penalización, que hay que abonar al formalizar el contrato. En ese momento también se tienen que pagar los gastos de escrituración del préstamo y los asociados al proceso de compraventa, por lo que la comisión de apertura hace que tengamos que realizar un esfuerzo económico aún mayor al inicio de la operación.

No obstante, si el préstamo hipotecario lo concede un banco online, es posible que nos ahorremos esta comisión, puesto que esta clase de entidades no suelen cobrarla. La Hipoteca Naranja de ING (euríbor más 0,99 % y 1,99 % fijo el primer año), por ejemplo, no incluye compensaciones de apertura, de subrogación o de amortización anticipada, igual que la Hipoteca variable de COINC (euríbor más 0,99 % y 0,99 % el primer año) o la ya mencionada Hipoteca Open de Openbank.

Hay que ‘atarse’ al banco

De lo que nos resultará mucho más complicado librarnos será de los requisitos de vinculación, puesto que la mayoría de los bancos que otorgan hipotecas con diferenciales de menos del 1 % exige reunir, al menos, tres condiciones: domiciliar la nómina y firmar un seguro de vida y otro de hogar. Además, algunas entidades no nos aplicarán el interés mínimo si no contratamos también una de sus tarjetas y/o un plan de pensiones.

Por ello, antes de aceptar la oferta siempre tenemos que valorar si estamos dispuestos a atarnos al banco durante décadas para poder disfrutar de un diferencial más bajo. Asimismo, es importante consultar cuáles serían las penalizaciones aplicadas en caso de dejar de reunir algún requisito, pues el incumplimiento de las condiciones de vinculación podría hacer aumentar el interés hasta en un punto o más.