Inicio Actualidad Económica Sánchez trae una lluvia de impuestos

Sánchez trae una lluvia de impuestos

Primero, lo positivo. Los últimos temporales han dejado un reguero de precipitaciones en una gran parte de España. Bien se puede decir que cada gota de lluvia caída equivalía a un euro. El campo ha hado un vuelco espectacular en todo el centro y la vertiente occidental. Hacer en estos momentos, por ejemplo, un viaje por carretera entre Madrid y Badajoz es disfrutar del campo en todo su esplendor. No se puede decir lo mismo de la vertiente mediterránea, donde se mantienen los problemas de la falta de agua desde Cataluña (sus cuencas internas siguen bajo mínimos) hasta Málaga, pasando por la Comunidad Valenciana, la Región de Murcia y las provincias de Almería y Granada. Una gran parte de los embalses están casi a rebosar, mientras que otros, como los de la Cuencas del Guadalquivir y del Guadiana, han mejorado sustancialmente, algo impensable hace tan solo un par de semanas. En resumidas cuentas, insisto para la gente de ciudad, lo que ha sucedido estos días se traduce, a priori, en una lluvia de millones de euros y en un importante incremento de la riqueza en una gran parte de España.

Y ahora lo malo, porque también han llovido impuestos. Se apuntaba ayer en estas mismas páginas: el español medio ya paga más del 50 por ciento de su sueldo a Hacienda; nuestro país es el que más ha subido la presión fiscal desde 2019, coincidiendo justamente con los sucesivos Gobiernos de Pedro Sánchez. Con los datos recogidos en el “Impuestómetro 2024” elaborado por el Instituto Juan de Mariana, de media los Estados miembros de la UE apenas aumentaron los impuestos entre 2019 y 2022, salvo España que ha sido el país con mayor incremento de la presión fiscal durante ese periodo. Por si había alguna duda, el Instituto de Estudios Económicos dijo ayer que el endurecimiento de la fiscalidad empresarial en España ralentiza el crecimiento económico, tras destacar que la recaudación tributaria en España ha vuelto a marcas récord histórico en 2023. Y atención a la siguiente afirmación: la presión fiscal en nuestro país se situará alrededor del 39 y el esfuerzo fiscal ya es un 17,8 por ciento superior al de la UE. Son datos como para echarse a temblar y, sobre todo, ponerse a reflexionar. Hace falta mucho valor para invertir por no hablar de la falta de seguridad jurídica.