Sube el IPC de China un 1,6% en septiembre

Respecto al mes anterior, el índice creció un 0,5 por ciento, ligeramente por encima del 0,4 por ciento registrado en agosto.

El estadístico del BNE Sheng Guoqing atribuyó a la reducción de los precios de los alimentos, que representan una parte significativa en el cálculo del IPC, que se haya desacelerado el crecimiento del IPC.

“Los precios alimentarios perdieron un 1,4 por ciento interanual, lo que aportó 0,28 puntos porcentuales a la ralentización”, dijo Sheng.

Los precios de la carne de cerdo arrastraron a todo el sector, que registró una caída del 12,4 por ciento.

Al mismo tiempo, el aumento de los precios no alimentarios aceleró su velocidad. Encabezados por los servicios, incluidos la asistencia médica y el alquiler de viviendas, los precios no alimentarios se elevaron un 2,4 por ciento interanual, en comparación con el 2,3 por ciento de agosto.

Los precios de la atención médica subieron un 7,6 por ciento interanual, el mayor salto registrado en los últimos 20 años. Por su parte, los precios del alquiler de viviendas y los productos de educación, cultura y entretenimiento también experimentaron considerables incrementos.

Excluyendo los precios de los alimentos y de la energía, el IPC principal aumentó el mes pasado un 2,3 por ciento anual, apenas por encima del 2,2 por ciento de agosto. Expertos en economía consideran que el índice, libre de factores vulnerables a los cambios de los suministros a corto plazo, puede reflejar de manera más precisa las tendencias de los precios a largo plazo.

Durante los primeros nueve meses del año, el IPC ascendió un 1,5 por ciento interanual, cifra que está por debajo del 3 por ciento establecido por el gobierno para el conjunto del año.

En contraste, la inflación al productor, que ha venido subiendo desde el cierre de 2016, registró en septiembre su crecimiento más rápido desde abril. El índice de precios al productor (IPP), que mide los costos de los bienes a la salida de la fábrica, subió un 6,9 por ciento interanual.

El aumento del índice se aceleró desde el 6,3 por ciento registrado en agosto, superando el pronóstico del mercado del 6,4 por ciento. El indicador experimentó un aumento del 1,0 por ciento con respecto al mes anterior, según el BNE.

Los precios de la fundición de metales ferrosos subieron notablemente, un 31,5 por ciento, en comparación con los de hace un año, seguidos por los aumentos del 28,6 y el 20,2 por ciento, respectivamente, de la minería de carbón y la fundición de metales no ferrosos.

En los primeros tres trimestres, el IPP subió un 6,5 por ciento en comparación con el mismo período del año pasado, una señal estimulante para una economía que busca recuperar el impulso de su crecimiento ante la presión bajista.

Loading...