Todos estos bancos fueron rescatados en España antes del Popular

Ayer se decidió la solución a la malograda situación del Banco Popular por parte del FROB y el MUR. Tras meses de agonía bursátil, debido a la desconfianza de los accionistas generada por la incapacidad de la dirección para hacer frente al gran lastre de ladrillo, el Banco Popular ha sido adjudicado al Banco Santander por 1 euro.

Esta actuación ha sido la primera que se ha emprendido por MUR respecto a las actuaciones impulsadas ante otras entidades bancarias en la misma situación, pasando por Banesto hasta el Banco Madrid, llegando a Bankia, poniendo en marcha un nuevo modelo de rescate a nivel europeo de las entidades bancarias.

A cambio del euro por el Banco Popular, el Banco Santander ampliará su capital para poder sanear las cuentas del Banco Popular con 7.000 millones de euros, pero el Gobierno del PP ha insistido que no se van utilizar fondos públicos y, por tanto, no va a recaer esta losa en los contribuyentes españoles, sino sobre los accionistas y bonistas del Banco Popular.

Nos podemos preguntar: ¿El Banco Popular es la primera entidad que se vende por un euro? ¿Qué cajas de ahorros han caído y cuáles se han fusionado durante estos años? ¿Qué entidad bancaria ha dado inició a los organismos de intervención que tenemos actualmente?

El Banco Popular no es el primera entidad que se vende por un euro

Con diferencias en el procedimiento que ha seguido el FROB y el MUR no es la primera entidad bancaria que se vende por 1 euro, ya que ha habido muchos rescates durante la historia bancaria de España en estos últimos años, la de la crisis financiera desatada en septiembre del 2008 con la quiebra del Lehman Brothers, la primera intervención que se realizó fue la Caja Castilla-La Mancha (CCM) por parte del Banco de España.

La CCM fue intervenida por el Fondo De Garantía de Depósitos (FGD) y adjudica después a Cajastur, actualmente Liberbank, tras no cuajar la negociación de fusión con Unicaja.

En dicha operación se inyecto capital a través de un esquema de protección de activos (EPA), que luego llegaron otras ayudas parecidas, en los que al comprador se le garantiza una cobertura sobre las pérdidas futuras que le podrían causar su cartera.

Desde este momento, obligó al Gobierno a la creación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) encargado de controlar futuras intervenciones a nivel de entidades bancarias, que no tardaron en llegar.

En esos momentos, en el sector financiero y en especial las cajas de ahorros, la emisión de participaciones preferentes y deuda subordinada se puso de moda con el fin de reforzar su capital, con gran colocación entre los particulares que después de un tiempo acabaron en reclamaciones judiciales.

La caídas y fusiones de las cajas de ahorros

En mayo de 2010, se tuvo que intervenir a CajaSur, ante las continuas adventicias del Banco de España de que necesitaba reconducir su delicada situación, y también tras fracasar un intento para realizar una fusión con Unicaja.

CajaSur fue intervenida y se vendió a BBK, actualmente Kutxabank, y de nuevo se realizó la EPA como garantía para facilitar la venta.

Ante el miedo a una caída en cadena de las cajas de ahorros, el Gobierno impulso las fusiones entre las entidades, principalmente entre las cajas de ahorros, que se impulsaban con dinero público a través del FROB.

Se consiguieron que se fusionar las cajas de ahorros gallegas (NovaGalicia), algunas de las cajas de ahorros catalanas (Catalunya Banc), BMN (Caja Murcia, Caja Granada y la caja de ahorros balear ‘Sa Nostra’) y la fusión de 7 entidades con Caja Madrid y Bancaja dando a la creación de Bankia. En 2011 se vio que la unión no ha sido buena ya que los procesos de integración o fusiones comenzaron a hacer aguas.

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), cuyo directivos falsearon sus cuentas y saquearon a la entidad cobrando remuneraciones excesivas, fue intervenida durante junio de 2011 por el Banco de España. La entidad fue subastada y adjudicada al Banco Sabadell por 1 euro, además de inyectar 5.200 millones en su capital y el compromiso de cubrir futuras pérdidas con una EPA de hasta 16.000 millones de euros.

En los meses que siguieron también se nacionalizaron NovaGalia, Catalunya Banc y Unnim, para las que la solución fue la venta a terceros en procesos competitivos. NovaGalicia fue rescatada por más de 9.000 millones de euros y después adjudicada al grupo de Venezuela Banesco, por 1.003 millones de euros, actualmente denominada Abanca.

Catalunya Banc y Unnim fueron comprado, en diferentes procesos, por el BBVA, que pagó 1 euro por Unnim y unos 1.200 millones euros por la fusión con Catalunya Banc, que habría necesitado 12.000 millones de euros de rescate público, considerado el rescata más grande dentro de las entidades bancarias españolas.

En noviembre de 2011 se tuvo que rescatar el Banco de Valencia. La entidad recibió 4.500 millones de euros de capital público y fue vendida por 1 euro a CaixaBank junto a otro esquema de protección de activos.

Bankia empezó el proceso de la venta a terceros de entidades recapitalizadas con fondos públicos

En mayo de 2012, en el que Gobierno estuvo tanteando a las grandes entidades bancarias de España para aportar una solución a nivel privado, el plan de reflotamiento de Bankia fue rechazado. La solución dada a muchas de estas entidades, vendidas a terceros tras ser recapitalizadas con fondos públicos, no se dio hasta que tuvo lugar la caída de Bankia.

El análisis de los balances que llevó a cabo dio paso a un rescata público de 22.500 millones de euros que preciso que el Gobierno solicitara a Europa un rescate de hasta 100.000 millones de euros, de los que al final se utilizó menos de la mitad de este dinero, y que Bruselas impuso un estricto paquete de recortes y reformas a España.

A partir de este momento se creo la sociedad de gestión de activos procedentes de la reestructuración bancaria (SAREB), el denominado banco malo, que acabó aliviando a las entidades bancarias nacionalizadas y que tenían alrededor de 50.000 millones de euros en inmuebles tóxicos en ladrillo y créditos problemáticos.

SAREB empiezo ayudar a limpiar al Banco Ceiss, la fusión de la Caja España y Duero, que acabó integrándose en Unicaja, Caja 3, que se la quedó Ibercaja o la nacionalizada Banco Mare Nostrum, en proceso de fusión con Bankia.

Banco de Madrid era entidad de banca privada que era solvente se vio arrastrada por los escándalos de blanqueo de capitales de su matriz. En marzo de 2015, la Banca Privada de Andorra fue acusada por Estados Unidos por lavar dinero de redes internacionales del crimen organizado.

La dimisión de los directivos de BPA llevó la intervención del Banco de España para evitar el riesgo de quiebra causado por la fuga de los clientes obligando a los tribunales a decretar un concurso de acreedores.

También se puede destacar la intervención de Banesto en 1993 que acabó con su presidente, Mario Conde, en la cárcel y la adjudicación de la entidad al Banco Santander, que acabó por absorberla definitivamente en el 2012.

Una operación similar realizó el Banco Popular a finales del año 2011 cuando integró su filial del Banco Pastor, concentrando la fuerte exposición inmobiliaria de ambas entidades. Como se ha visto esto ha ocasionado una bomba de relojería que ha terminada explotando y ha marcado en estos momentos el diseño del mayor entidad bancaria en España.

En El Blog Salmón | El Banco Popular se vende por un euro al Santander, los accionistas pierden todo su dinero

Imagen | Cityología

Loading...