Inicio Actualidad Económica Una crisis alimentaria mundial viene, y no es sólo por la guerra...

Una crisis alimentaria mundial viene, y no es sólo por la guerra en Ucrania

Esta mañana probablemente has desayunado unas tostadas de trigo, o tal vez unos huevos fritos en aceite de girasol de gallinas alimentadas con soja. Es posible que vayas a comer un arroz con la familia el domingo y de postre una tarta de chocolate que entre sus ingredientes tiene aceite de palma. Bien, nos encontramos en un momento en el que el suministro de comida puede que se vuelva complicado en los próximos meses.

Sabemos que la guerra de ucrania ha llevado a una escasez del aceite de girasol, el favorito de países como Reino Unido o Alemania y bastante popular también en España. También sabemos que hay países preocupados por este conflicto como Egipto, que importa el 80% de sus necesidades de trigo de Ucrania y Rusia (paradójico que en la época del Imperio Romano Egipto era la potencia agrícola). También sabemos que existe un problema ya que buena parte del trigo que se envía como ayuda humanitaria por parte de las Naciones unidas a países como Sudan del Sur, es proveniente de Ucrania.


Es decir, si sólo la guerra europea hubiera supuesto problemas en la cadena alimentaria global, ya habría suficiente contexto para un problema alimenticio mundial, pero lo cierto es que existen más problemas en el mundo en las cadenas de alimentación globales.

Soybeans 2039637 1280

Empecemos por la sequía en el sur de América (que no en Sudamérica). Brasil, Argentina y Paraguay suponen el 50% de la producción mundial de habas de soja. Estos tres países son la potencia mundial de la soja, que es usada en todo el mundo para prácticamente todo, muchas veces también como pienso de alimentación animal o incluso biodiesel, por lo que afecta también a aquellos que no comen Tofu. Respecto a la de 2021, la producción brasileña ha disminuido un 7%, la argentina un 9% y la paraguaya un 37%.

Al norte del continente otra zona agrícola también está sufriendo una sequía. La exportación canadiense de Canola ha disminuido un 71% en las siete primeras semanas, forzando a importadores como México y Japón a pagar más. Se estima que la exportación este año bajará un 38% y los futuros sobre este producto agrícola se han disparado. Además tampoco está muy disponible el aceite de colza ucraniano. Tampoco es el único aceite que sube de precio. Al mencionado aceite de girasol se une el problema del aceite de palma.

El odiado aceite de palma es parte de la alimentación, pero también de la energía. En 2003 la UE fijó un objetivo de que el 5,75% del gasoil fuera biodiesel (de origen vegetal) que en 2009 se subió a un 10% para 2020. ¿De dónde se obtiene el biodesel? Principalmente de aceites vegetales, tales como el de girasol o el de palma. El apetito por el biodiesel importado por parte de la UE ha hecho que en Indonesia se lancen a exportar este producto. No paran de surgir proyectos de biodiesel en este país. El 90% del aceite de palma se produce en el sudéste asiático, y el mayor productor es Indonesia. Por otro lado el aceite de palma es muy popular en EEUU como producto para alimentación y cosméticos, ya que tiene un bajo precio comparado con otros aceites como el de soja o el de colza. El precio de este aceite no para de subir, y es un problema.

Palm 1464660 1280

La presión medioambiental ha hecho que al desaparecer bosques tropicales y su entorno para orangutanes y tigres, ha incrementado la demanda sobre sistemas de certificación medioambiental, aunque no siempre se consigue que el aceite de palma venga de fuentes sostenibles.

Mientras, el aceite de palma sigue siendo el aceite más barato del mundo, y aunque en los países ricos tengamos la capacidad de pasarnos a opciones más caras, en muchos países la desaparición del aceite de palma pasa a ser un problema. Combinemos esto con la escasez de trigo que puede suponer la invasión de Ucrania, las sequías en América y claramente podemos tener un serio problema de alimentación mundial. El Banco Mundial predice ya subiddas de precios en la comida.

En los años 80 hubo una serie de actuaciones y colaboraciones musicales que han quedado como banda sonora durante varios años, como la Band Aid (feed the world), Live Aid o USA for Africa (we are the world we are the children) mediante las que se pretendieron captar fondos para paliar hambrunas en África. Espero que se tomen las medidas adecuadas para que no nos veamos en esta situación. Sobre todo porque dentro de poco nos veremos con que la subida de los precios de los alimentos puede desestabilizar países enteros.

Pregunta a los lectores ¿qué se puede hacer para bajar el precio de los alimentos?

Publicidad