Veinticinco oficinas y un banco menos al día: así está evolucionando la banca en Europa

La banca online, la principal causante del cambio

Pero no solo se han cerrado miles oficinas y se han despedido a sus trabajadores (50.000 en un año), sino que también han desaparecido por completo un gran número de bancos. De hecho, durante 2016 desaparecieron un total de 453, lo que equivale a 1,2 bancos menos al día. Y solo en España, de los 60 bancos y cajas que existían en 2008, solo quedan unos 15. Además, a estos habrá que sumarle las entidades que a lo largo de 2017 cierren sus puertas.

Desde la FBE atribuyen este cambio al auge de los pagos electrónicos, la banca online y la banca móvil que están modificando la forma que tenemos de operar con el banco. Como informan desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com, las sucursales han dejado de tener un papel imprescindible en las relaciones con la entidad. Cada vez son más los clientes que prefieren prescindir de ellas y gestionar sus finanzas desde dispositivos electrónicos.

Europa camina hacia la creación de bancos unificados

No es de extrañar que durante lo que queda de año digamos adiós a más entidades bancarias europeas. Según un informe publicado por la consultora Bain, hay 31 bancos que están en grave peligro y que no tendrían fuerza suficiente para seguir en solitario, entre los que se encuentran seis españoles, aunque no se menciona cuáles son.

Y es que vamos rumbo a una unificación de la banca, dejando el sistema bancario reducido a unas pocas entidades por país. Pero esta unificación no será solo a nivel nacional, sino que Europa va camino de crear un sistema bancario único, con entidades paneuropeas que operen en más de un país.

Pero, para llegar a esto aún queda un largo camino que recorrer. Primero de todo, habría que reforzar el sistema bancario europeo, esperando a que las entidades más débiles fueran absorbidas por otras con más peso. Además, para lograr bancos que operen en toda Europa, sería necesario culminar la creación del sistema de garantía de depósitos único a nivel europeo, con aportaciones de los bancos de todos los países.

Y lo más importante, es necesaria la creación de un marco legislativo común o de una autoridad fiscal europea que reforzara la unión monetaria y bancaria entre países, dos acciones que llevan años discutiéndose, pero que aún no son una realidad.

Loading...