10 millones para unos CIE poco eficaces

Cada día son repatriadas desde España a sus países de origen 25 personas. Fueron 9.241 en 2016. Pero solo en 2.205 casos, el 23%, se hizo desde los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), en los que sin embargo fueron recluidos 7.597 inmigrantes. O, a la inversa: el 74% de los expulsados no provenían de un CIE. Estos datos muestran que la realidad de las repatriaciones tiene poco que ver con estos centros, que son poco operativos para la finalidad para la que fueron creados.

El último informe del Servicio Jesuita a Migrantes de España, con datos de 2016, indica además que el año pasado se triplicó el número de menores internados en los CIE (51 frente a los 19 de 2015), aumentó el número de mujeres y de solicitantes de asilo y se elevó, por primera vez en los últimos años –y a pesar de las dudas sobre su eficacia- la cifra total de recluidos. Solo en obras, asistencia social y sanitaria y alimentación para los internos, el Estado gastó el año pasado más de 10 millones de euros en los CIE.

A las voces que piden el cierre de los CIE se ha sumado esta semana una asociación judicial, Jueces para la Democracia, que asegura que estos centros “no encajan” en las estructuras del Estado de derecho y tienen como “única finalidad” la de conseguir un efecto intimidatorio sobre personas especialmente vulnerables “cuya única infracción es de carácter administrativo”.

Las cifras de este informe de 64 páginas permiten responder a numerosas preguntas sobre la realidad migratoria española:

¿Por dónde entran los extranjeros en España de manera irregular?

La práctica totalidad de los 14.550 que entraron irregularmente en 2016 lo hicieron a través del Estrecho (Ceuta y Melilla; Almería, Granada, Cádiz y Málaga): el 90%. Otro 4,6% lo hizo a través del Mediterráneo oriental y un 4,8% a través de Canarias.

¿Desde dónde se llevan a cabo las repatriaciones?

Si han sido repatriadas 9.000 personas y solo 2.000 estaban en un CIE, ¿cómo se llevan a cabo la inmensa mayoría de las repatriaciones? 4.000 han sido devoluciones en frontera, de inmigrantes que son rechazados nada más entrar. Las otras 5.000 son expulsiones: 2.000 de internos en un CIE; y otras 3.000 se han llevado a cabo desde comisarías o desde la cárcel.

Quiénes acaban en los CIE: sobre todo, recién llegados en patera y extranjeros con más de 15 años de residencia.

Se pueden apreciar dos grandes bloques. Por un lado, un 36% de ellos acababa de llegar a España en patera cuando fueron internados, lo que contradice la idea de que no se interna por mera estancia irregular -el que acaba de llegar a España es imposible que haya cometido ningún delito-. En estos casos, muchas veces los jueces internan a grupos de personas mediante autos colectivos, no individualizados.

Por otro lado están las personas que estaban ya en España. Más de una cuarta parte de los internos superaba los 15 años de residencia; un 16% llevaba entre 10 y 15 años; el 7%, entre 7 y 10; el 5%, entre 4 y 7 años; y otro 5% residía en nuestro país desde hace 1, 2, 3 o 4 años.

Tarifa alberga al 40% de los internos

Se trata de un centro dependiente de otro, el de Algeciras, en el que sobre todo se recluye a recién llegados en patera. Otro 20% está en Madrid. El resto se reparte entre los otros cinco centros: Barcelona, Valencia, Murcia, Tenerife y Las Palmas.

Con antecedentes y sin ellos

De las 5.051 expulsiones de 2016, según los datos del Ministerio del Interior, 4.803 eran cualificadas (esto es, de personas con antecedentes policiales o penales) y 248, no cualificadas. Pero este dato no se corresponde luego con los motivos de las expulsiones. Según el propio ministerio, el 42% de las expulsiones se llevaron a cabo por estancia irregular, el 23% por el cumplimiento de condena a más de un año de prisión y el 19% por sustitución de pena (faltan los datos de algunas de ellas).

Esta disparidad se explica porque no hay una buena estadística sobre en qué consisten los antecedentes policiales en los que se basa Interior para calificar una expulsión como cualificada. Muchas veces, se trata de una mera detención por no tener los papeles en regla.

Cada vez más menores

En 2016 fueron identificados 51 menores en los CIE, tres veces más que el año anterior. Todos, procedentes de entradas irregulares, según el informe. El mayor número de menores detectados lo ha sido en los CIE de Valencia (15) y Murcia (17). El documento alerta de que estos datos “cuestionan una vez más los procedimientos de determinación de la edad utilizados en España”. Cabe preguntarse, también, el papel del Ministerio Fiscal, que es el encargado de velar por la protección de estos menores. Aumentó también el número de internos con solicitudes de asilo.

¿Cuánto cuestan los CIE?

El informe ofrece datos económicos. El Estado se gastó el año pasado 729.468 euros en asistencia sanitaria dentro de los CIE, que está subcontratada con empresas privadas; 8.250.000 en alimentación; más de 330.000 en obras de mejora; y 853.000 en asistencia social a través de un convenio con Cruz Roja.

¿Y los vuelos de repatriación?

El Estado se gastó 11.800.000 en vuelos de repatriación. Los encargados de ejecutarlos son una Unión Temporal de Empresas formada por las sociedades Evelop Airlines, Air Nostrum Lam y Orbest.

Loading...