30 años de la disolución del PSUC, el buque insignia del comunismo catalán

28

Se cumplen tres décadas de la agitada disolución del Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC). En la primavera de 1935 varios partidos de izquierdas catalanes se pusieron a negociar de cara a una posible unificación, con la adhesión o no a la Internacional Comunista (Komintern) como principal escollo.

En los primeros días de la guerra civil finalmente se formó el Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC) en el que estaban integradas la Federación catalana del PSOE, el Partido Comunista de Cataluña, la Unió Socialista de Catalunya y el Partit Català Proletari. Este nuevo partido contaba con el liderazgo de Rafael Vidiella y Joan Comorera, procedentes delas filas socialistas, y contó con una sección juvenil (JSUC) y un periódico propio (Treball).

Debido a su escasa implantación el PSUC se quedó inicialmente fuera del gobierno de la Generalitat de Catalunya. Poco a poco fue ganando fuerza, en parte al convertirse en el principal valedor de la clase media en ese territorio, a pesar de su orientación marxista. Acabada la guerra el PSUC fue declarado ilegal y sus dirigentes se exiliaron. En 1977 el PSUC fue legalizado, y en 1978 contaba con unos 40.000 afiliados.

En las elecciones generales de 1977 y 1979 el partido obtuvo 8 diputados, pero con el tiempo el apoyo menguó, y lograron solamente un diputado en las elecciones de 1982 y 1986. Tras años de tensiones internas el PSUC terminó por diluirse en Iniciativa per Catalunya (hoy Iniciativa per Catalunya Verds (ICV)), una coalición propiciada por el propio Partido Socialista Unificado de Cataluña.