Inicio Actualidad 8 curiosidades sobre el tren bala japonés

8 curiosidades sobre el tren bala japonés

El tren bala japonés Shinkansen recorre el Japón, con excepción de la isla de Hokkaido, en una superficie de más de 2400 kilómetros de norte a sur. Esta fue la primera línea de trenes de alta velocidad para transportar personas en trayectos interurbanos.

En un principio, se pensó en construir un gran túnel entre Japón y Corea para poder conseguir una conexión ferroviaria también con Pekín, en China, pero este plan se tuvo que abandonar por la Segunda Guerra Mundial. Con el tiempo, el Shinkansen se hizo realidad y se convirtió en el ferrocarril más rápido del mundo.

Curiosidades sobre el tren bala japonés

El 1 de octubre del año 1964 se logra el objetivo de acortar la duración del viaje desde Tokio a Osaka. El trayecto duró 4 horas, cuando antes se hacía en 6. Un año más tarde se redujo aún más, alcanzando a las 3 horas el viaje completo. Japón inauguraba la era de la alta velocidad.

El tren bala japonés es el más rápido y el más seguro, y ha relegado a un segundo plano al avión en trayectos como el que une Tokio y Osaka.

El  Shinkansen es una obra maestra de la ingeniería japonesa que alcanza a trasladar más de 150 millones de personas al año a altas velocidades y sin haber registrado ningún accidente en toda su historia.

El tren bala es extremadamente preciso. Entre un tren y el otro que viaja en el mismo sentido pasan exactamente 3 minutos y en cada andén hay un revisor que mira constantemente su reloj. Todo está absolutamente milimetrado. Si los carteles dicen que llega a las 13:24, será a las 13:24 exactamente que se detendrá en el andén. El margen de retraso admitido es de un promedio de 8 segundos.

Una de las ventajas del tren bala es que hay sitio para los pasajeros de último momento. Los coches que van del número 1 al número 5 están destinados a pasajeros que no hicieron su reserva previa de asiento.

La ubicación exacta de cada vagón está marcada con diferentes colores en el suelo. Los pasajeros que abordarán el tren deberán ubicarse ordenadamente para entrar y acomodarse rápido. Además, tienen unos pocos segundos para subir o bajar, en las excasas paradas que existen.

El tren bala japonés es más ancho que el de Europa. Tiene tres filas de asientos sobre el lado derecho y dos filas de asientos sobre el lado izquierdo. Cada tren es de 16 vagones, de 85 pasajeros cada uno, lo que hace un total de 1323 asientos por tren.

El tren bala circula 13 veces por hora el mismo recorrido. En un día puede transportar más de 200.000 pasajeros, en cada dirección, entre Tokio y Osaka.